Novalife » Belleza

UNA DERMIS PERFECTA

El método de las japonesas para tener una piel suave y brillante

Aunque cada tipo de dermis necesita unos cuidados específicos, las rutinas faciales son una buena opción para mantener el estado de la piel óptimo. En este vídeo descubrirás los trucos que utilizan las japonesas para conseguir un cutis perfecto.

Publicidad

La piel es una parte muy importante del cuerpo, ya que protege al organismo de agresiones externas y mantiene la temperatura adecuada. Cada tipo de dermis se debe tratar de una manera diferente, ya que posee unas necesidades distintas. En este vídeo encontrarás el método que usan las japonesas para tener un cutis suave y brillante.

La manera de clasificar las distintas pieles se basa en unas características que las dividen en cuatro tipos. Aunque su determinación es genética, puede variar según factores internos o externos. Así pues, cada dermis cuenta con unas peculiaridades y exige que se cubran unas necesidades para cuidarla.

Piel normal. Este tipo de dermis se caracteriza por estar muy bien equilibrada. El sebo es el encargado de proteger la superficie de la cara, sustancia que, en este caso, mantiene una proporción exacta. Lo mismo ocurre con la hidratación, ya que no es una dermis ni muy seca ni muy grasa.

Una de las principales peculiaridades de esta piel es su buena circulación sanguínea. Su textura es suave y lisa y luce una apariencia uniforme. Además, se caracteriza por contar con unos poros muy finos casi inapreciables, al contrario que en otras dermis. Además, no suele tener impurezas como granos o pieles sueltas.

Piel seca. La producción de sebo es mucho menor en esta piel que en otras. Por ello, la dermis no cuenta con suficientes lípidos para humedecerse y formar una capa protectora. Sin embargo, existen varios niveles de sequedad con distinta intensidad. Es recomendable hidratarse y beber agua, ya que la piel seca se debe a que sus glándulas están perdiendo líquidos constantemente.

Piel grasa. En este caso, la producción de sebo es muy acelerada en comparación con otras dermis. Se sufre una hiperproducción de esta sustancia, conocida como seborrea. Es muy común cuando se sufren desequilibrios hormonales o se usan productos de maquillaje que causan irritación. La piel grasa se caracteriza por presentar impurezas: puntos negros, granos, rojeces…

En algunas ocasiones la piel no encaja con las características de las diferentes clasificaciones. Por ello, es posible que se trate de una piel mixta, ya que las distintas variantes se encuentran en diversas zonas de la zona T de la cara y las mejillas. Así pues, mientras se tiene una parte seca, la otra puede ser grasa.

Al contrario de los tipos de piel, el estado de la dermis puede variar dependiendo de los factores internos o externos. Por ello, si se siguen rutinas faciales y se limpia la cara diariamente, se puede conseguir un cutis suave y brillante. En este vídeo encontrarás el método que utilizan las japonesas para lograrlo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Qué es el "skin icing" y cuáles son sus beneficios para la piel

Esto es lo que el cannabis puede hacer por tu piel

Publicidad