El cabello fino es una tortura para cualquiera. Todas deseamos un pelo fuerte y saludable con el que jugar, y quien diga lo contrario miente. El volumen es lo más difícil de conseguir si lo tenemos débil y quebradizo, pero hay maneras de conseguir una melena más abundante, resistente y brillante. Te decimos cómo.

Toma nota de estas claves para dar más volumen a cabellos finos:

1. Encontrar el corte apropiado

Lo más importante a la hora de presumir de melena es recurrir a un profesional para que analice bien tu cabello y sus necesidades. Se trata de descubrir si es extremadamente fino, graso, ondulado, liso… para cortarlo justo cómo necesita. “En este último caso, lo mejor son las capas, que darán más ‘cuerpo’ a la melena y por tanto volumen, alternando una corta con otra más larga y así sucesivamente”, explica Paul Tudor, estilista y responsable del salón David Künzle Fuencarral en Madrid. Después irían las puntas: “Hay que sanearlas si las encontramos abiertas o dañadas. Y por último, dar forma recta y cuadrada a la parte de abajo para conseguir un efecto de más cantidad”.

2. Lavárselo adecuadamente

Elegir los productos idóneos es también crucial. Antes de usar el champú y el acondicionador de medios a puntas, has de desenredar bien el pelo mientras esté seco con un cepillo flexible para evitar roturas. “Para que haga un mayor efecto el producto, cepilla de nuevo el cabello dentro de la ducha y aclara con agua templada, que ayudará también a sellar”, añade el experto.

3. Masaje a dos manos

Al igual que sucede con los músculos del cuerpo y los tejidos de la piel, el cuero cabelludo también despierta tras un masaje. No hace falta que compres ningún cachivache, las manos son más que suficientes para que los folículos pilosos que tenemos debajo de la superficie de la piel del cuero cabelludo se estimulen mediante el masaje y el pelo pueda crecer de nuevo y sin problema. “Eso sí, debe ser suave para activar la circulación de los más perezosos”, apunta Tudor.

4. El champú en seco, tu mejor amigo

Como lo lees. El champú en seco es el gran aliado de los cabellos finos. Y también las espumas, geles y sprays. “Masajearlo suavemente con los dedos hará que la melena adquiera más cuerpo y consistencia desde la raíz”. Por su parte, “la espuma aporta volumen sin añadir peso, los geles lo esculpen a tu antojo y los sprays, rellenan el cabello dándole soltura”, comentan desde David Künzle.

5. Recurre al tinte

Lejos de restarle salud, las mechas y los reflejos contribuyen a conseguir el objetivo ‘melena con volumen’ que tanto nos preocupa. Son dos soluciones muy útiles a la hora de crear efectos visuales de lo más interesantes. Al fin y al cabo, el color es sinónimo de vida y alegría, ¿no? “Por ejemplo, si aclaras las puntas ligeramente conseguirás un efecto de densidad en el cabello. En cambio, si combinas reflejos oscuros y claros crearás la sensación de movimiento y luminosidad”, sugiere el estilista. De cualquier manera, la melena lucirá bonita y llena de matices.

6. Extensiones, ¿por qué no?

Tanto si las anteriores claves no te han funcionado como si buscas una fórmula extra para dar un volumen notorio a tu melena, las extensiones siempre estarán a tu alcance. En cuestión de cabello, más es más, y para conseguir el máximo volumen, las extensiones pueden ser la solución. Opta por las de tipo clip, son las más recomendables para el pelo fino, ya que no lo dañan y se pueden retirar cuando quieras.