Aquí te desvelamos algunos de los mitos y verdades sobre la depilación láser que debes tener en cuenta antes de ponerte manos a la obra.

La depilación láser es peligrosa para la piel FALSO

Este método consiste en la aplicación de una luz intensa y selectiva que atraviesa las estructuras cutáneas y concentra su energía en aquellas que son de color negro, como la raíz del pelo que está en creciendo, destruyéndola. Se basa en un principio llamado fototermólisis selectiva, que no solo no daña las estructuras vecinas a la raíz del pelo ni tiene efectos secundarios, sino que tampoco se acumula en el organismo.

No siempre funciona VERDADERO

Al no tener melanina, la depilación láser no suele funcionar en los pelos rubios, y tampoco suele funcionar bien en aquellos demasiado finos. Es ideal, sin embargo, en los que son negros y gruesos, que suelen desaparecer por completo para siempre. Por este motivo es fundamental que se realice una valoración previa y que, si eres de las que tienes pelos rubios y finos en algunas zonas de tu cuerpo, solicites varias opiniones para saber si conviene apostar por el láser o vas a tirar el dinero y, por tanto, convendría más recurrir a otros tipos de depilación. También es cierto que, pese a que los resultados sean óptimos, siempre queda cierto vello residual que va creciendo, mucho más fino y en muy poca cantidad, por lo que conviene ir realizando sesiones de mantenimiento aproximadamente una vez al año.

No se pueden depilar con láser todas las zonas del cuerpo FALSO

Cualquier zona del cuerpo es susceptible de ser depilada con láser, desde las piernas a las ingles, la zona perianal, nalgas, pecho o cara. De hecho, la depilación láser está especialmente recomendada en aquellas zonas especialmente sensibles que sufren con la depilación tradicional, ya que salen sarpullidos, granos, pelos enquistados, etc.

Depilación láser | iStock

Cuanto más clara es la piel, los resultados serán mejores VERDADERO

Las pieles más claras permiten una mayor potencia del láser (hay varios tipos en el mercado: Diodo, Alejandrita, Rubí y Neodimio) y por lo tanto los resultados pueden ser más rápidos. En algunos casos bastarán un par de sesiones para empezar a notar resultados evidentes, aunque en otros, dependiendo de la zona, es probable que se necesiten un mínimo de diez. En cualquier caso, hay que tener paciencia y consultar con el centro en el que nos depilamos para que nos digan cuándo abandonar el tratamiento en una zona y apostar por otras, y cada cuánto tiempo realizar sesiones de mantenimiento.

Hay que rasurarse antes de la sesión VERDADERO

Debemos acudir a la sesión debidamente rasuradas del día anterior (no te rasures nunca justo antes de la sesión, ya que si se produce irritación no te podrán realizar la depilación y probablemente pierdas el dinero), siempre con cuchilla. Evita la depilación de raíz con cera, máquina o pinzas, que reducen considerablemente la efectividad.

No debo tomar antibióticos días antes de la sesión VERDADERO

Hay algunos medicamentos que son fotosensibles a la depilación, entre los que se encuentran antibióticos, diuréticos, pomadas antiinflamatorias, antidepresivos, laxantes, ansiolíticos, algunos analgésicos, filtros solares y algunos productos de uso tópico como desodorantes, cremas o perfumes. Conviene que tengas presente que debes anular tu sesión si estás tomando alguno de estos medicamentos, aunque seguramente te lo preguntarán antes de empezar. Su consumo combinado con la depilación láser puede provocar inflamación, eccema o picor.

Puedo tomar el sol antes de la depilación láser FALSO

No puedes, y tampoco después, ya que podrías quemarte. De hecho, lo mejor para hacerte el láser es no estar morena y que haya transcurrido al menos un mes desde la última exposición al sol. Por este motivo, es recomendable hacerte una sesión antes del verano y la siguiente justo después, evitando sesiones en pleno verano y reduciendo así cualquier riesgo.