Novalife » Belleza

¡LOS FAMOSOS YA LO HAN PROBADO!

Masaje con ventosas: todo lo que deberías saber acerca de este tratamiento milenario

Son muchos los famosos que han aparecido con marcas circulares sobre la espalda, pero, ¿qué sabemos sobre ellas? Estas marcas son debidas a una terapia milenaria con ventosas utilizada para reducir dolores musculares.

Masaje con ventosas

iStock Masaje con ventosas

Publicidad

El masaje con ventosas o cupping es la técnica de succión que pretende eliminar toxinas de la sangre y la linfa, así como tratar diferentes afecciones. Para ello, se colocan estos aparatos, a los que se les extrae el aire en diferentes partes del cuerpo por un tiempo limitado. Después del tratamiento, la piel se queda enrojecida durante unos días, aunque esta técnica es totalmente indolora.

Esta terapia fue puesta de moda durante los Juegos Olímpicos de Río, cuando el medallista mundial de natación Michael Phelps lució unas marcas circulares por toda su espalda. Aunque celebrities como las actrices Gwyneth Paltrow y Jennifer Aniston también han lucido las marcas que deja el cupping en la alfombra roja.

El origen de esta técnica no está muy claro. Se cree que la vacuoterapia comenzó a usarse con fines médicos en Mesopotamia desde el 3.000 a.C. También existen inicios de que las ventosas se usaron en Egipto, la India, Grecia y China. En sus inicios, el material utilizado para crear estas ventosas eran los cuernos de animales como las vacas, aunque poco a poco, se incorporaron otros como el bambú. En la actualidad, las ventosas están fabricadas en cristal, silicona y goma. La forma de succionar también ha cambiado con el paso de los siglos. Al principio, se utilizaba el fuego para que el oxígeno se quemara y se provocara la succión, pero ahora, aunque se sigue utilizando, existen técnicas más modernas, como las pistolas que se conectan a las ventosas y succionan la piel directamente.

¿Qué provoca la vacuoterapia en el cuerpo?

Esta técnica milenaria se realiza en las zonas con cansancio muscular. Las ventosas succionan la piel y parte del músculo, abriendo los poros y aumentando la circulación sanguínea y linfática. Para personas con problemas musculares, esta técnica reduce el dolor y la inflamación y ayuda en la recuperación de la condición física.

Este tratamiento con ventosas sirve, además, para drenar enemas y mejorar la eliminación de toxinas. Tras la acumulación de la sangre y la dilatación de los vasos sanguíneos donde se colocan las ventosas, se producen en la piel del paciente unos moratones con forma de círculo. Aun así, tanto esta técnica como las marcas que deja no provocan dolor alguno en el paciente.

Sin embargo, esta técnica también tiene detractores. Las personas que están en contra de ella sugieren que no existen evidencias científicas que aseguren sus supuestos beneficios para la salud. Además, aluden las mejorías experimentadas por algunos pacientes al llamado ‘efecto placebo’.

Tipos de tratamientos con ventosas

Existen distintas formas de aplicar las ventosas (según los objetivos que se quieran alcanzar):

Ventosa fija: se hace el vacío con estos aparatos en sitios fijos.

Masaje: en primer lugar, se aplica un aceite sobre la piel para que resbale. Una vez hecho el vacío, la ventosa se desplaza por la zona elegida, produciendo un masaje que estimule la circulación de la sangre y la linfa.

Aplicación y extracción de la ventosa: esta técnica consiste en colocar la ventosa y dejarla solo unos segundos, para repetir la acción repetidamente en distintos puntos de la espalda. Esta modalidad sirve para desprender el exceso de mucosidad y solo se realiza en la zona de la espalda.

Sangrado con ventosa: para realizar esta técnica, se hace un corte superficial en la zona donde se aplica la ventosa. Esta modalidad se utiliza para descongestionar zonas.

Beneficios del masaje con ventosas

La asociación británica del masaje con ventosas ‘British Cupping Society’ defiende esta terapia milenaria y nombra algunos de los problemas que trata con resultados efectivos, como la anemia y la hemofilia, que son alteraciones sanguíneas. Las ventosas también sirven para tratar las migrañas, la hipertensión y afecciones como el acné o el eccema. Además, el cupping puede resultar beneficioso para problemas como la ansiedad, depresión, fibromialgia, artritis o afecciones como el asma o la alergia.

El masaje con ventosas realizado por expertos es una práctica segura, aunque puede tener efectos secundarios como picores o infección en la piel. Además, no está recomendada para mujeres embarazadas o durante la menstruación, y tampoco para pacientes con metástasis. Esta técnica tampoco ha de ser aplicada si el paciente presenta trombosis, varices, heridas o fiebres y los tiempos de aplicación de la ventosa sobre la piel no deben exceder de los quince minutos.

Publicidad