Te seducen porque ese es su objetivo, pero por más que lo intentas sólo consigues un borrón en cada ojo. No desesperes, maquillar los ojos con tonos oscuros es difícil pero no imposible, sobre todo si sigues a rajatabla estos seis pasos.

Paso 1: Prime

Empieza aplicando ‘imprimación’ en los párpados. Lo que en inglés se conoce como prime, no es otra cosa que cubrir el ojo con una buena prebase de maquillaje especial para la sombra. Es decir, poner un poco de esa cremita maravillosa que ayuda a fijar las sombras y evita que con el sudor salgan pliegues. El ojo ahumado lleva mucha sombra oscura, por lo que necesitamos que esta se mantenga durante el mayor tiempo posible sin decoloraciones.

Paso 2: Crear la base

Aplica la sombra (para este paso, mejor en crema) desde la línea de las pestañas hasta el pliegue del ojo. Empieza por la más oscura y emplea un pincel plano y tupido para cubrir el párpado móvil, pero nunca sobrepases la mitad. Es preferible no llegar a la cuenca del ojo porque después, al difuminar, la sombra tendera a ir hacia arriba. Aplica presionando la sombra, sin arrastrar, y difumina a la vez hasta conseguir la intensidad que desees.

*Consejo de experta: Para saber hasta dónde puedes aplicar la sombra oscura sin parecer de una tribu africana, traza una línea imaginaria desde la aleta de la nariz hasta el extremo de la ceja (puedes usar un boli como guía). Ese es el límite.

Paso 3: La línea

Ahora vamos a difuminar el borde negro en la línea que rodea a las pestañas superiores e inferiores. Que no te importe si la línea no es perfecta porque vas a mezclarla con un pincel para obtener el buscado efecto smoke. Para lograrlo, puedes usar el truco de maquillar la raya del ojo por dentro hasta el lagrimal con un lápiz kohl negro. Aplica también un poco de sombra en la línea inferior de las pestañas.

Paso 4: Relleno

Si te preguntas por qué hay tantos colores en tu paleta efecto ahumado, esta es la razón. Después de usar el color más oscuro, debes pasar al tono de transición para difuminar los bordes del anterior. Este color se aplica con una brocha más grande porque tan sólo se usa para difuminar. Únicamente en la parte de arriba del ojo. Para la raya de abajo, la parte inferior de las pestañas, hay que aplicar también un poco de sombra oscura. Pero esto ya deberías haberlo hecho en el paso 3.

*Consejo de experta: descarga antes el pincel en la mano si no quieres parecer un mapache.

Paso 5: Pestañas

Para lograr un ojo ahumado de libro necesitaremos mucha máscara de pestañas. Mucha. Se trata de dar fuerza a los ojos y que destaquen las pestañas, pues lo normal es que la sombra oscura haga desaparecer a nuestras queridas amigas como por arte de magia. Usa un rizador de pestañas y aplica la máscara como si no hubiera un mañana. Mejor tres camas de rímel que dos. Y si tienes un peine para separar las pestañas entre aplicación y aplicación, mejor que mejor.

Paso 6: Embellecer

Es momento de usar los colores claros de nuestro kit. El tono hueso o carne (nude, perdón) es para el arco de la ceja. También tiene que ir difuminado, pues de esa manera conseguiremos el efecto iluminador que estamos buscando y a la vez agrandaremos un poco el ojo por contraste con los colores oscuros. Los tonos claros aportan brillo al ojo y hacen que se vea más grande y más abierto.