Son muchas las propiedades del ajo: alto contenido en fibra, antioxidante, contiene polifenoles… El ajo mejora la circulación de la sangre (es rico en vitamina B, que reduce los niveles de homocisteína, la sustancia responsable de endurecer los vasos sanguíneos); es un gran desintoxicante (bueno para el hígado), reduce los niveles de colesterol, cuida el aparato digestivo, etc.

Todo lo anterior hace que mucha gente lo tome en crudo por las mañanas o en cápsulas, si bien el ajo, consumido de esta forma, tiene un problema: “Al ser un 98% fibra, es muy difícil de absorber, es muy difícil que sus nutrientes se queden en el organismo”, explica Miguel Serrano, fundador de Ondalium, marca española que ha desarrollado distintos productos a base de ajo negro, como un extracto fluido concentrado (para tomar) y una línea biocosmética a base del mismo componente.

Lo primero que hay que aclarar y que seguramente hayas pensado es que los cosméticos no huelen a ajo: “El ajo blanco se transforma en ajo negro a través de una fermentación, al fermentar, desaparece el olor, de hecho, el ajo negro tiene un sabor dulce. Además, resulta muy terapéutico y está especialmente indicado para tratar patologías cutáneas, como dermatitis, la psoriasis, pieles atópicas… Tiene muchos polifenoles y azufrados, que ayudan a renovar y regenerar la piel. Las cremas llevan aceites esenciales, no tienen químicos”, explica Serrano.

El ajo negro contiene 4 aminoácidos muy beneficiosos para tu piel:

Ajo negro | iStock

- Lisina: reparación celular, síntesis del colágeno y también participa en la producción de las proteínas musculares.

- Cisteína: actúa como protector frente a la radiación y promueve la curación de quemaduras.

- Tirosina: protege y neutraliza los radicales libres, previene el envejecimiento prematuro de la piel. Contribuye a la formación de melanina.

- Serina: es un importante hidratante para la piel.

Otras ventajas de estas cremas: son unisex, basta aplicar una muy pequeña cantidad para que sea efectiva (porque al contener muchos principios activos no son necesarias grandes cantidades) y además, se salen de los cánones de belleza habituales: no te hará falta una crema de día y otra de noche, podrás aplicarte esta crema regeneradora en los dos momentos del día. Un todo ventajas que tu piel agradecerá desde el primer minuto.