Las arrugas son, junto con las canas, una señal evidente del paso del tiempo. Por lo general, no solemos aceptar que nuestro cuerpo envejezca y nos empeñamos en usar todo tipo de cremas y de productos para intentar ganarle la batalla a la edad. Sin embargo, a no ser que nos sometamos a cirugía estética, las arrugas, tarde o temprano, terminarán haciendo acto de presencia.

Si eres una persona precavida, lo más seguro es que tengas en tu cuarto de baño todo un arsenal de productos que mezclas como si fueran pócimas mágicas. Puede ser que hasta tengas un ritual por la mañana y otro por la noche para embadurnarte la cara con todas ellas y así intentar reducir las arrugas.

Sin embargo, todo ese esfuerzo que destinas quizá no sea ni el más adecuado ni el más efectivo. ¿Por qué? Dependiendo de la edad que tengas y cómo sea tu tipo de piel deberías llevar a cabo un tratamiento personalizado. En el vídeo te explicamos a partir de qué edad deberías empezar a utilizar cremas antiarrugas. Puede ser que ya vayas tarde.

¿Por qué nos salen arrugas?

El colágeno es una proteína que podemos encontrar en nuestra piel, en los huesos y en el cabello. Esta proteína es la encargada de darles vitalidad, elasticidad y resistencia a esas partes de nuestro cuerpo.

Con el paso del tiempo, la producción del colágeno se disminuye, lo que provoca la aparición de las líneas de expresión y las arrugas.

Durante todo este tiempo debemos tratarlas, sin embargo, existe un momento concreto de nuestra vida en el que más atención tenemos que prestarle.

Por este motivo, la prevención es clave pero, ¿a partir de qué edad deberíamos comenzar a intentar revertir los efectos de la edad?

Cómo evitar que salgan arrugas

La aparición de las arrugas no depende sólo de la edad sino que también intervienen otros factores como el tipo de piel y la exposición al sol. Para ello debemos tener una rutina de limpieza diaria con productos que sean adecuados para nuestra piel.Si no sabes cuál es el mejor para ti, no dudes en consultar a tu dermatólogo.

Además, demos protegernos del sol. Eso de lucir un rostro doradito hasta en invierno no es compatible con las líneas de expresión. Cuantos menos rayos UV incidan sobre nuestra piel, menos probabilidades tendremos de que nos salgan arrugas. Otro factor esencial es la hidratación, el uso de cremas antiarrugas y que contengan ácido hialurónico.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Luce un rostro más delgado con estos sencillos ejercicios