Y luego están las que son incapaces de salir de casa sin los labios pintados o las que van un paso más allá e incluso hacen paradas técnicas en el baño –o sacan un espejito en cualquier lugar– para retocarse el carmín. Sea cual sea tu caso, debes saber que a todas las mujeres les suelen quedar bien los labios pintados, solo que no a todas de la misma manera. Aquí te damos una serie de trucos para que maquilles tus labios en función de sus características y tus necesidades. ¡Toma nota!

Labios muy finos

Para empezar, siempre debes utilizar perfilador en los labios, y si los tienes finos delinearlos siempre por fuera para que parezcan más carnosos. Después dales un toque de color con el producto que más se ajuste a tus necesidades y luce sonrisón carnoso con este simple truquillo. Para realzarlos escoge siempre tonos pastel y brillos y huye de los colores oscuros, agresivos y excesivamente mate. Puedes aplicar un poco de brillo en el centro e ir difuminándolo. ¡Verás cómo parecen más voluminosos!

Labios gruesos

Si tienes los labios excesivamente gruesos, trata de aplicar el perfilador por dentro, sin salir ni un milímetro de la línea del contorno natural de tus labios, para lograr un efecto ligeramente reductor. Opta por tonos mate y oscuros si quieres que parezcan menos voluminosos, aunque en realidad puedes escoger cualquier tono que te guste, ya que los labios carnosos son siempre bonitos.

En realidad, no es necesario que tengas los labios finos o gruesos para seguir estos consejos, ya que esta decisión dependerá también de cómo te hayas levantado ese día: puede que desees mostrar tu lado más sensual y realzar tus labios o, por el contrario, que estos pasen a segundo plano y decidas poner énfasis en tu mirada. En cualquier caso, si decides maquillar con profusión tus ojos procura que los labios sean más discretos, y si apuestas por los labios maquilla tus ojos de forma menos llamativa.

Piel oscura

Las pieles más tostadas tienen la suerte de que les favorecen todos los tonos, desde los claros y pastel para el día a los más atrevidos y sugerentes para la noche. Las fans del rouge deberían apostar por un rojo oscuro (borgoña), teniendo en cuenta que estos tonos endurecen bastante la boca, cosa que no favorece en absoluto a los labios finos.

Piel clara

Son ideales los tonos fucsias, los naranjas y los rosas encendidos, así como ese rouge de labios estándar que tan bien sienta a esas bonitas pieles blancas nucleares. Evita los marrones y burdeos, pues darán a tu piel un tono cetrino.

Arrugas en el labio superior

Hay que tener cuidado si tenemos eso que se conoce como “código de barras” en el labio superior, pues según qué tipo de lipstick utilicemos acabará marcando más las arrugas. Si te gustan los tonos fuertes, opta por una barra con acabado mate, puesto que tardará más en deshacerse con el paso de las horas y así evitarás que se marquen las arrugas. Asegúrate, además, de hidratar la zona con un producto específico, y mantener siempre los labios convenientemente exfoliados.

Dientes amarillentos

Si el esmalte de tus dientes tiende al amarillento, deberías apostar por tonos suaves y, si te gustan, ligeramente brillantes, pues cualquier color potente no hará sino resaltar el tono de tu dentadura. Si te encantan los rojos y los colores fuertes, siempre puedes lavar tus dientes con una pasta blanqueadora, cuyos resultados son notables y te permitirá innovar más con el pintalabios.

Labios deshidratados

Si tus labios tienden a resecarse y eres de las que te pasas la vida aplicándote vaselina, escoge siempre pintalabios de textura cremosa, que aportarán algo de hidratación y serán más fáciles de aplicar. Ten en cuenta que cuanto mayor sea la cremosidad menos durará tu barra de labios, de manera que tendrás que llevarla en el bolsillo para ir repitiendo su aplicación.

Reacia al maquillaje

Te gustan los labios pintados, pero no soportas la sensación de llevar pintalabios y otros cosméticos. Te molesta llevar productos en los labios, pero de vez en cuando te apetece innovar y salir a la calle luciendo carmín, tal vez algo de rímel y un poco de colorete. No dudes en apostar por un tinte de labios, un producto duradero y ligero similar al pintalabios líquido que será prácticamente como si no llevases nada. Busca el tono ideal para tu tipo de piel y disfruta de tu pintalabios sin notar sus inconvenientes.

Labios poco definidos

Si tienes el contorno de los labios poco definido, lo ideal es que optes por un pintalabios de lápiz, pues permite trazar la línea con precisión, es fácil de utilizar y su textura es ligera e imperceptible. Este tipo de lipstick es ideal también para todas aquellas a las que no les gusta llevar pintalabios, pues apenas se nota.