Si elegimos el traje de baño que más se adecúa no solo a nuestras formas, sino a nuestras necesidades –no es lo mismo ir a la playa con tres niños pequeños que tomar el sol sola en una cala perdida–, ir a la playa y la piscina será una experiencia todavía mejor. Aquí te damos algunas ideas para mejorar el confort y sentirte a tope con tu bikini:

Benditos bañadores

Si acabas de ser madre o sientes tu abdomen especialmente abultado por el motivo que sea, una buena opción es apostar por el uso del bañador. Existen algunos en el mercado tan elegantes y favorecedores que en cuanto te los pongas no te lo querrás quitar. Los buenos bañadores (no dudes en invertir algo de dinero para comprar uno de una buena marca) recogen el abdomen y estilizan la figura, además de que son absolutamente sexys. No dudes en escoger uno negro con un escote pronunciado y verás qué exitazo. ¡Y qué comodidad!

Flecos y volantes

Los bikinis con flecos, líneas horizontales, nudos, volantes y cualquier otro ornamento son perfectos para aquellas chicas delgadas con poco pecho y caderas pequeñas, a las que también sentarán muy bien los estampados con base blanca y toda la parafernalia que quieran.

Una copa, por favor

Que durante una época se hayan puesto de moda esos bikinis de triángulo que solo sientan bien a unas cuantas privilegiadas no significa que todas tengamos que utilizarlos. Si tienes mucho pecho, es probable que no vayas cómoda con uno de ellos, de manera que la mejor opción es escoger bikinis con el sujetador con copa, incluso con espuma si vas a sentirte más cómoda, pues será la mejor manera de sujetar bien el pecho y que te sientas a tope en tus periplos por la playa.

Braguitas altas, ¿por qué no os hemos conocido antes?

Lo bueno de los bikinis que tanto se llevan ahora, con la braguita alta, es que sientan estupendamente a todo el mundo. Tanto si eres delgada como más curvy, si tienes las caderas anchas o estrechas, si tienes un vientre liso o algo redondeado, las braguitas altas van a ser tus mejores aliadas. Si escoges, además, un modelo de braguita alta de cintura pero que también sea alta en la zona de los glúteos (estilo brasileño), el derroche de sensualidad está servido. Puedes tunear tus bikinis de otros años escogiendo una braguita alta de un color liso (negra, por ejemplo) y combinarla con aquellas partes de arriba que más te gusten. Éxito asegurado.

Bikini palabra de honor

Es ideal para que no se marquen las tiras del bikini en los hombros, pero es un tipo de traje de baño que solo sienta bien en los pechos de tamaño medio, y que favorece menos tanto a pechos grandes como a pequeños. Si rondas la 90-95 no dudes en hacerte con uno, especialmente para aquellos días que vayas a estar muchas horas en la playa y quieras evitar marcas.

Colores oscuros y neutros

Si tu objetivo es que tu cuerpo pase desapercibido, opta por bikinis de colores oscuros (marrón, negro, azul marino…), sin estampados. Si, por el contrario, deseas realzar tus formas, sean las que sean, escoge colores más potentes, que harán que seas el centro de todas las miradas. Ten en cuenta que mientras las rayas verticales estilizan, las horizontales crean una sensación de volumen: piensa cuál es tu necesidad y a partir de ahí elige el bikini que mejor se ajusta a ella.

Sí al tankini

Esta maravilla compuesta por una camiseta sin mangas y un top (algo así como una versión sofisticada del clásico bañador) se ha puesto de moda en los últimos años y podemos encontrarla ya en un buen número de establecimientos. ¿Sus inconvenientes? Te tapará más, y por tanto habrá zonas que tendrás menos morenas, además de que tardará algo más en secarse. ¿Ventajas? Todas, pues además de que es totalmente chic, estiliza (por lo tanto es ideal para cuerpos más curvilíneos) y es pero que muy sexy.

Trikini

Si tienes un cuerpo sin apenas curvas, en que tus hombros tienen aproximadamente el mismo ancho que tus caderas, no dudes en optar por un triquini, otra de las prendas de moda de los últimos años. El triquini no queda bien a todo el mundo, así que aprovecha si a ti sí porque este va a ser tu verano. Si eres delgada, apuesta por el color, las rayas, los volantes y los lazos, y si no siempre puedes optar por triquinis en tonos sólidos, pura elegancia.

Braguitas de tiro alto

Son ideales para alargar tus piernas y estilizar tu silueta, así que si esa es tu necesidad no dudes en hacerte con unas. Las clásicas braguitas de tiro alto con lazos en las caderas también son ideales para chicas más bajitas y proporcionadas, aunque en realidad son una prenda que suele favorecer a todo el mundo.