Manchas rojas, picazón e incluso sangrado, son algunas de las manifestaciones de la caspa en casos muy severos. Pero no importa lo que la estés sufriendo, todavía tienes opciones. Estas son las formas más fáciles de deshacerse de la caspa para siempre o, como mínimo, disminuir sus síntomas.

¿Qué narices es la caspa?

La caspa tiene su razón de ser en una levadura del cuero cabelludo llamada malassezia, y aunque suene asqueroso, en realidad está en todas las cabezas, con y sin caspa. No todos los cueros cabelludos responden a sus encantos, eso sí. El error más extendido es la caspa tiene que ver con la sequedad, pero esta no se desencadena por la piel seca, sino que en realidad se debe al exceso de grasa en el cuero cabelludo. En general, cuanto más graso es tu cuero cabelludo, más se multiplica la malassezia.

¿Y yo qué tengo entonces?

Si experimentas caspa por primera vez, antes de tratarla debes localizar la causa. Intenta registrar todo lo que está comiendo, ten en cuenta tu nivel de estrés y estate atenta a los grandes cambios de tu entorno. Todo ello pueden ser desencadenantes o factores que empeoren la caspa, y aunque esta puede tratarse siempre, una vez que aparece no necesariamente significa que desaparecerá de inmediato o que nunca volverá.

Caspa | iStock

Entre las principales causas está la psoriasis, una extrema sequedad del cuero cabelludo y la dermatitis seborreica. La fórmula para combatir la caspa es diferente según el caso. No todos los productos funcionarán de la misma manera, pero trata de seguir una fórmula durante al menos 28 días (un ciclo completo de la piel) para ver si funciona antes de rechazarla. Aquí tienes cuatro trucos para ir empezando.

1. Una vez localizada la causa, prueba con el scrub. No es ningún secreto que la acumulación de productos no se lleva bien con los problemas del cuero cabelludo. Usa un exfoliante específico una vez por semana para combatir el producto sobrante (léase champú seco, laca para el cabello, fórmulas de acabado) y el exceso de aceite. Recuerda que los scrubs para el cuero cabelludo deben usarse suavemente. Masajea el producto con los dedos (no con las uñas) y enjuaga por completo antes de lavar y acondicionar.

2. Si crees que se trata de un cuero cabelludo seco (pequeñas escamas blancas que se desprenden fácilmente del cabello sin pegarse), intenta usar un tratamiento con aceite durante algunas semanas, seguido de un suero calmante. Si la caspa empeora o no muestra signos de mejora, es probable que esté lidiando con una dermatitis seborreica (escamas amarillentas y pegajosas que dan lugar a un cuero cabelludo rojo y graso). Este es el tipo clásico de caspa y se ve afectado por la producción de levadura del cuero cabelludo.

3. En la dermatitis seborreica la caspa puede parecer aceitosa, y se desprende como copos más grandes que se agrupan. Para deshacerte ella, tendrás que usar un champú anticaspa cada vez que te laves el cabello; luego, a medida que los síntomas disminuyan, cambiarlo por un champú normal una o dos veces por semana. La fórmula para combatir la caspa es muy importante en este caso, ya que no todos los ingredientes funcionarán igual. Opta por la piritiona de zinc y el ketoconazol, el santo grial para los tratamientos contra la caspa, pues consiguen matar la levadura y los hongos adicionales del cuero cabelludo, así como los asquerosos copos que vienen con ellos. Si prefieres algo menos radical, puedes probar primero con un champú de ácido salicílico, que exfolia suavemente el cuero cabelludo y alivia el enrojecimiento o la irritación.

4. Si no notas una gran diferencia después de 30 días poniendo en práctica el truco anterior, no te desanimes. Es difícil encontrar la solución adecuada para acabar con la caspa. Todavía tienes opciones, y algunas buenas. Busca un dermatólogo que pueda evaluar tu caso y guarte a través de los pasos que debes dar a continuación. Es probable que te administren un esteroide tópico, como una crema o loción para ayudar a calmar cualquier irritación o enrojecimiento en el cuero cabelludo o un tratamiento con ácido salicílico para exfoliar la piel y eliminar la acumulación excesiva.