Novalife » Belleza

Ojos

¿Te cortas los pelos de las cejas? Pues lo sentimos, pero está mal

Las cejas pueden dar luz a tu mirada o echarte años encima. Todo depende de la maña con las pinzas...

Publicidad

Lo sabemos, te atoramos la cabeza con cosas que haces mal (como si no hicieses cosas bien). Claro que las haces, y son muchas, pero oye, no todo el mundo sabe de todo (menos mal) y además, luego está la mañana. Mira si no a tu amiga Clara qué don tiene para peinarse, y tú con esos pelos, te dices cada vez que sales a la calle, desconfinamiento mediante.

Pues lo mismo vale para las cejas: nuestro consejo es que si no tienes mañana con ellas, pues acudas a un profesional en la materia, que hay muchos y muy diversos. Y además, económicos. Pero quizás no te apetezca, y más ahora que hemos ido desarrollando miedos, legítimos, de cara al contagio del coronavirus. Así que te dispones, pinzas en mano, a perfilarte esa parte importantísima de tu mirada. Y tiras también de la tijera, porque tu amiga Paula te dijo que ella se recortaba esos pelos sobrantes…

Pues mira, el primer consejo, tijera al cajón: los pelos de las cejas no se deben cortar con tijera. ¿Qué por qué? ¿Recuerdas esas cejas pobladísimas en las personas ya más mayores que tienen pelos que parecen ir por libres, a su libre albedrío, duros como piedras? Pues eso, si cortas hoy con tijera, mañana tendrás un pelo que grita libertad. Y no queremos eso. Así que toma nota de cómo debes hacerlo para lucir siempre unas cejas bien pulcras:

Mirada | iStock

- Para gustos colores, pero no hay que pasarse con las pinzas. Además, como te habrás fijado, se llevan las cejas pobladas. Salvo que te guste lucir una línea de ceja, nuestro consejo es que quites lo imprescindible y que las dejes lo más naturales posibles. Si has oído la máxima de menos es más, que se aplica a la decoración, debes saber que no es el caso de la ceja: no hay que pasarse quitando. Una ceja más gruesa aporta juventud a la mirada. Y eso es Bien.

- La forma de la ceja: ojo, es la parte inferior es la que define la forma mientras que la parte de arriba es la que permite terminar de ajustarla. Tenlo en cuenta al coger las pinzas. Lo que nos lleva al siguiente punto..

- Las pinzas, el instrumento que todo lo puede: el primer error que cometemos es no invertir en una buena pinza y comprar la más baratita. Pues muy mal, porque una más económica te hará más daño (tendrás que tirar más veces del pelo). Además, con unas buenas pinzas evitaremos cortar el pelo (ya te hemos dicho más arriba que esto a la larga es contraproducente), en vez de arrancarlo para que crezcan uniformes.

- Una buena luz, un buen pulso y unas dosis de paciencia son los demás elementos que necesitas para dejar unas cejas que aporten luz a tu mirada.

Publicidad