VA MÁS ALLÁ DE LAS EXTENSIONES CLÁSICAS

VA MÁS ALLÁ DE LAS EXTENSIONES CLÁSICAS

Consigue unas pestañas más densas con la técnica del volumen ruso

Si tienes pocas pestañas y quieres darles más densidad, puede que hayas pensado en ponerte extensiones, pero ¿qué técnica vas a utilizar? ¿La clásica? ¿O vas a optar por la técnica del volumen ruso? Te contamos todo sobre ella y las ventajas e inconvenientes que tiene.

Consigue unas pestañas más densas con la técnica del volumen ruso
Consigue unas pestañas más densas con la técnica del volumen ruso | iStock

Las innovaciones en el campo de la belleza han permitido utilizar nuevas técnicas para conseguir mejores resultados, como el volumen de pestañas 3D con la técnica rusa de extensiones. Este método va un paso más allá de las extensiones clásicas, ya que pasas de aumentar 100 pestañas por ojo, con la técnica normal, a más de 300.

Pero, ¿es bueno para nuestras pestañas añadirle tanto peso? Estas extensiones son más ligeras que las habituales, por lo que no dañan la pestaña natural, ni la cargan con peso extra. Son más abundantes y con menos grosor. Además, cuando hablamos de la técnica rusa, no nos referimos a un tipo de extensión distinta a la clásica, sino que se trata de la misma, aunque variando el volumen y la manera de aplicarlos. Por esto mismo, este tratamiento tarda unas horas más en realizarse que la técnica tradicional.

Normalmente se suele utilizar la técnica clásica para personas que de por sí tienen buenas pestañas naturales, ya que se aplica la extensión en las más saludables que tengan. Por lo tanto, si no tienes mucha cantidad o tienes alguna calva, utilizar la técnica tradicional puede ser un poco frustrante. Sin embargo, la técnica de volumen ruso se suele utilizar para personas que no tienen unas pestañas naturales muy pobladas.

Tengas más o menos cantidad de pestañas, con ambos tratamientos las extensiones se mantienen durante el ciclo de la pestaña natural, es decir, pueden durar hasta tres meses, siempre y cuando se cuiden de manera adecuada cada 2 o 3 semanas. Si te decides por la técnica rusa, debes dejar el ojo seco durante las primeras 48 horas.

Además, a la hora de desmaquillarte tienes que aplicar el limpiador en una gasa o toalla desechable, nunca en discos de algodón o toallitas, ya que puede que las fibras se queden enganchadas en las pestañas y al intentar retirarlas se despegue alguna extensión. Una vez aplicado el producto en la gasa, hay que colocarlo sobre el párpado cerrado durante 30 segundos, sin frotarlo ni moverlo.

Sea como sea, si lo que quieres es atraer la atención sobre los ojos, una buena forma es utilizar extensión de pestañas, pero ¿cuál elegirías tú?

Seguro que te interesa

NovaLife | Madrid | 29/08/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.