Novalife » Belleza

CASERO Y BARATO

Cómo preparar un desmaquillante natural infalible

Un clásico de las vacaciones: llegas al lugar de destino con tu maleta, que has preparado concienzudamente, y empiezas a constatar la cantidad de cosas que te has olvidado.

Publicidad

Cepillos de dientes y de pelo, chanclas, trajes de baño y algún que otro producto de belleza suelen figurar en las listas habituales de los grandes olvidados en la maleta. El desmaquillante suele ser también uno de ellos, y solemos darnos cuenta de su ausencia cuando ya es demasiado tarde, son las 4 de la mañana y no tenemos tiempo de reacción. Si es el caso, siempre podemos preparar una crema desmaquillante last minute, totalmente natural, con productos que tengamos en la despensa. Aquí van cinco opciones para que te prepares la que más te guste y te vayas a dormir con el rostro limpio, bonito y perfectamente desmaquillado.

Con manzanilla

Solo necesitas unos 100 ml de agua tibia, 50 g de manzanilla y 50 ml de aceite, que puede ser de oliva o de girasol o, si tienes a mano, de argán, de almendra, de coco o de rosa mosqueta, perfectos para la piel. Para prepararla, solo tienes que poner a hervir el agua y preparar una infusión con la manzanilla, dejarla enfriar, agregar el aceite, mezclar bien los ingredientes y aplicarlos sobre el rostro, retirando con un algodón. Si te ha ido bien, siempre puedes conservarla en la nevera para el día siguiente, un máximo de dos días.

Con yogur

¿Tienes a mano un yogur natural? Unta una capa sobre el rostro, déjala actuar unos 10 minutos y retira cuidadosamente con un algodón empapado con agua tibia. ¡Lista para aplicarte la hidratante!

Manzanilla | iStock

Con aloe vera

Si eres de las que siempre tienes a mano tu gel de aloe vera para quemaduras, rozaduras, alergias y cualquier otra molestia cutánea, no dudes en emplearlo también como desmaquillante. Si no tienes el gel pero en tu lugar de vacaciones tienes a mano una planta de aloe vera, mejor que mejor: podrás prepararte una crema desmaquillante natural infalible que hará que ni siquiera recuerdes los productos que usabas en casa. En un recipiente, mezcla la misma cantidad de aloe vera que de miel y añade una cucharadita del aceite a tu elección. Bate todos los ingredientes y aplícalos sobre rostro, cuello y escote, masajeando suavemente, y retira con abundante agua tibia. A continuación, ya puedes aplicar tu crema hidratante habitual.

Con té verde

Si tienes la piel grasa, no te gusta la textura de los aceites o estos hacen que te salgan granos (algo muy habitual en algunas pieles, hasta que estas se acostumbran tras unos días de uso al contacto con ellos), una buena idea es prepararte un desmaquillador astringente y fresquísimo a base de té verde y zumo de limón. Para ello, solo tienes que mezclar la infusión con el zumo (la misma cantidad aproximadamente) y aplicar la mezcla sobre el rostro evitando el contacto con los ojos y las mucosas. Si no tienes a mano té verde siempre puedes prepararte una infusión de tomillo (calmante) o de romero (energizante). Puedes guardarla en la nevera durante unos días.

Con aguacate

Si tienes la piel tirando a grasa, una buena opción es prepararte un desmaquillante con aguacate maduro, agua de rosas (si tienes a mano) y aceite de sésamo. No solo huele estupendamente, sino que te dejará la piel suave y limpia, con una textura muy agradable. Para prepararla, solo tienes que mezclar los ingredientes en un bol hasta que queden bien triturados, y aplicar la mezcla sobre el rostro dejando actuar durante unos minutos. Retirar con agua tibia y aplicar la hidratante.

Publicidad