Todas deseamos que nuestra piel esté siempre suave e hidratada y, a ser posible, sin celulitis. Sin embargo, estos deseos son difíciles de cumplir si no hay una ayuda extra que incluya algún tratamiento y diferentes productos. Rutinas de belleza como la exfoliación, la hidratación y los masajes pueden ayudar a frenar estos efectos y mejorar la salud de tu piel.

Mediante un masaje, la exfoliación elimina las células muertas de la epidermis, que es la capa más externa de la piel. Existen varios métodos de llevar a cabo una exfoliación: bajo el agua o en seco. Es posible realizar un tratamiento exfoliante mientras te duchas, con un gel que contenga micropartículas o hacerlo en seco, que es el caso del Dry Brushing.

Después de la exfoliación, es necesario un proceso de hidratación. Masajear las zonas exfoliadas con una loción o una crema específica es algo que la piel necesita después de este tratamiento. Puedes hacerlo con tus propias manos, haciendo masajes sobre tu piel como los que aparecen explicados en el tutorial en vídeo de la parte superior.

La exfoliación tiene muchos beneficios para la piel, entre ellos combatir la celulitis. Esta enfermedad metabólica afecta en mayor medida a las mujeres y da a la dermis un aspecto como de piel de naranja. A pesar de que es difícil eliminarla, existen ejercicios que pueden hacer que la celulitis se reduzca notablemente y también alimentos que ayudan a eliminarla.

Así que si quieres aprender una nueva forma de exfoliar tu piel y dejarla libre de impurezas, en el tutorial en vídeo de la parte superior te explicamos qué es el Dry Brushing y por qué razones deberías probarlo. Esta técnica de exfoliación tiene muchos beneficios que pueden hacer que tu piel se vea más cuidada, hidratada y, sobre todo, libre de impurezas y más limpia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Cómo usar correctamente el exfoliante

Esto es lo que de verdad funciona para eliminar la celulitis (y además, es muy barato)