Celebrities, influencers, actrices… pocas son las que todavía no se han apuntado a la moda de la extensión de pestañas y no es de extrañar, ya que el efecto que produce en la mirada, incluso sin usar mucho maquillaje, es fabuloso. No obstante, hay que cuidarlas correctamente ya que recientemente se han empezado a dar casos de PIOJOS, si como lo lees, piojos en las extensiones de pestañas. ¿Por qué aparecen? ¿Cómo son? En el vídeo te lo contamos.

Existen varios tipos de pestañas postizas, además hay que diferenciarlas de las extensiones de pestañas, que aunque el efecto es similar, no son iguales.

Las pestañas postizas más tradicionales son aquellas que hay que poner y quitar a diario, es decir, si las usas durante el día por la noche deberás quitarlas ya que lo más probable es que se te caigan. Se utiliza un pegamento para adherirlas a nuestro párpado y suele ir en una tira que abarca todo el párpado. También existen las pestañas postizas que van en pequeños grupos de pestañas, tienen un poco más de duración, en torno a los 4 o 5 días, sin embargo, también se corre el riesgo de que algún grupo de pestaña se caiga antes de tiempo.

Por otro lado tenemos, la extensión de pestañas son pestaña semipermanentes, esta nueva técnica pone las pestañas pelo a pelo por encima de las pestañas naturales. También se utiliza un pegamento especial, pero al ir pelo a pelo la duración de este tipo de pestañas se puede prolongar hasta las 4 semanas, pasado ese tiempo se habrán ido cayendo poco a poco.

Su colocación, es más laboriosa que las pestañas postizas más tradicionales y por eso es recomendable acudir a un buen profesional si quieres lucir unas pestañas de infarto.

Pero cómo te comentábamos al principio, debes tener especial cuidado en la higiene de estas, ya que como te contamos en el vídeo, donde te damos más detalles, algunos expertos han encontrado recientemente un incremento de piojos en este tipo de extensiones de pestañas.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Cuatro trucos alucinantes para que tus pestañas parezcan postizas

Errores al usar el rímel: ¡Podrías estar acabando con tus pestañas!