Una comunidad de vecinos de Massachusetts se ha volcado para animar a Quinn Waters, un niño enfermo de cáncer de tres años, que se encuentra aislado después de recibir un trasplante de células madre a principios de junio y una alta dosis de quimioterapia que eliminó su sistema inmunológico. Los vecinos han estado haciendo trucos de magia, cantando canciones y conduciendo camiones más allá de su patio en un esfuerzo por estimular su espíritu.

El pequeño fue diagnosticado en abril con meduloblastoma, una forma de cáncer cerebral, y se ha quedado atrapado en su hogar y con una dieta restringida como resultado del régimen de tratamientos. Pero amigos y también desconocidos han estado visitando su ventana a diario para saludarlo y entretenerlo en un intento por ayudarlo a disfrutar de la vida a pesar de sus problemas médicos.

Ya sea que esté interpretando una canción, un truco de malabarismo o simplemente conduciendo para tocar la bocina, Quinn observará eufóricamente junto a la ventana de su habitación mientras el espectáculo se desenreda ante sus ojos.

La madre Tara Waters, de 42 años, que es oficial de policía del Departamento de Policía de Quincy, cuenta en una entrevista recogida por Daily Mail que "Quinn fue diagnosticado con cáncer cerebral a principios de este año, solo unos días después de su cumpleaños el 3 de febrero. Camina libremente, sin embargo, por la noche está conectado a una máquina de sonda de alimentación porque la ingesta por vía oral no es suficiente para mantener su peso".

"Las visitas comenzaron cuando un amigo mío que es músico reformuló la canción The Mighty Quinn para que encajara con Quinnie y vino a cantar para él mientras miraba desde su ventana. Entonces mis compañeros de trabajo en la Unidad de Operaciones Especiales estaban en el área haciendo una escolta fúnebre y se detuvieron para decir' hola'", cuenta la madre.

La mujer asegura que no ha pedido a nadie que lo visite, "lo hacen por amor a Quinn y por la amabilidad de sus corazones". "La gente ha sido tan increíble que los hijos del equipo de Quincy Police Swat tuvieron una gran pelea con globos de agua por la ventana con Quinn y a él le encantó", señala.

Según Tara, Quinn podría estar fuera de aislamiento a fines de agosto, dependiendo de las variaciones en su recuento de glóbulos blancos. Mientras tanto, puede experimentar una vida 'normal' gracias a los esfuerzos de los miembros de su comunidad.