Un error lo comete cualquiera. Eso debieron pensar en un restaurante de Manchester donde un camarero cometió un error que le costó muy caro al local.

El restaurante Hawksmoor sirvió un cliente por error una botella de vino tinto que costaba la friolera de 5.000 euros. Lo más llamativo, es que el cliente pidió un vino de 300 euros, muy por debajo del precio.

 

El restaurante expuso, con humor, a través de su cuenta personal de Twitter un comentario en el que desearon que al menos el cliente "disfrutara de la noche" después de recibir la costosa botella de Chateau le Pin Pomerol 2001.

Te puede interesar:

Cremas faciales con vino tinto, la sorprendente creación de dos mujeres gallegas

¿Cuál es el secreto de un buen vino tinto? Este es el paso a paso de su elaboración