Argentina

Una pareja da en adopción a su cerdita y el nuevo dueño se la come

La situación fue denunciada a través de las redes sociales, pero el hombre que adoptó a la cerdita ha optado por llevarlo por la vía judicial.

Una pareja da en adopción a su cerdita y el nuevo dueño se la come

Una pareja da en adopción a su cerdita y el nuevo dueño se la come Instagram: @the.minipig_roma

Publicidad

Cuando un animal llega a tu vida, la dedicación que merece es muy grande, ya que se vuelven uno más de la familia. Por eso hay que tener muy en cuenta todo nuestro entorno a la hora de adoptar a un animal. Es la historia de esta pareja de Argentina, que tuvo que dar en adopción a su cerdita porque ya no tenían cómo cuidarla.

Roma, que así es como se llama esta cerdita, es un mini pig, un tipo de cerdo que se caracteriza por ser muy pequeño y no crecer. Sin embargo, Roma creció más de lo normal y la pareja no contaba con el espacio suficiente para poder darle una buena calidad de vida.

Para ello, su dueña, Mariela, decidió buscar una nueva familia que pudiese hacerse cargo de su mini pig. Las condiciones para aquel que quisiera adoptar al animal eran las siguientes: tener el suficiente espacio en casa, tiempo de dedicación y amor.

El familiar de un amigo de la pareja aseguró poder hacerse cargo del animal, algo que les pareció bien, pues qué mejor que poder dejar a quien te ha acompañado durante tanto tiempo con alguien conocido. Los primeros días todo era normal. El nuevo dueño de Roma enviaba fotos a la pareja para que pudiesen ver que todo estaba bien. Pero la situación empezó a torcerse.

"Tras varias conversaciones deciden entregársela. La persona fue a buscarla y se saca la foto con la cerdita que está dando vueltas en las redes", explicó Fernando Pieroni, presidente de la fundación Planeta vivo, en sus redes sociales, quien dio voz a esta historia y denunció la situación.

Al parecer, y según cuenta Pieroni, el nuevo dueño de Roma no estaba muy feliz con ella. La mini pig era muy inquieta para su gusto y se terminó cansando. "La llevó donde un matarife y se la dio con la condición de que le diera unos buenos pedazos de carne a él", denuncia Pieroni.

El disgusto para la pareja fue enorme, por lo que Mariela decidió pedir explicaciones al actual dueño de Roma. En uno de los audios que el hombre manda dice que "la chancha ya estaba en otro plano".

"El adoptante dijo que todo está en manos de sus abogados y que no es más que una operación informática contra él, pese a que él mismo subió la selfie con Roma y él mismo le dijo que ‘se carneó a la chancha’", continúa explicando el activista, donde añade que su anterior dueña está muy mal y que "recibió amenazas y denuncias por difamación. Están asustados y tristes. Vamos a hacer lo que esté a nuestro alcance para lograr algo de justicia".

Publicidad