Donación órgano

Una mujer salva la vida de la exmujer de su marido donándole un riñón

A Mylean Merthe, de Florida, no le quedaban muchas opciones de vida e hizo un llamamiento a través de Facebook por si alguno de los usuarios de la red social era compatible. Lo que no esperaba es que respondiese la actual mujer de su exmarido.

Una mujer salva la vida de la exmujer de su marido donándole un riñón

Publicidad

Una mujer de Florida ha salvado su vida gracias a una donante inesperada: la actual mujer de su exmarido. Mylean Merthe, hizo un llamamiento a través de Facebook después de que ni sus hijos no otras personas cercanas pudiesen donarle el riñón que necesitaba.

Las opciones de tratamiento se limitaban a diálisis o un trasplante de riñón, pero la lista de espera era demasiado larga y los médicos preveían que no podría aguantar más. Su hijo se hizo las pruebas pero no era compatible, su hija, que sí lo era, estaba embarazada y no podía donar hasta haber dado a luz. Sin embargo, por la enfermedad de riñón grave que padecía Mylean Merthe no podía esperar tanto tiempo.

Con esta situación, decidió escribir un post en su muro de Facebook y hacer un llamamiento a todo aquel que quisiera y la pudiera ayudar. La mujer también confirmó que alguno de sus amigos cercanos se hicieron las pruebas de compatibilidad, pero ninguno obtuvo resultados positivos.

"Un trasplante me daría más tiempo para hacer las cosas con las que disfruto, como pasar tiempo con mi familia y amigos. Sin embargo, encontrar un riñón no es sencillo; solo hay que preguntar a las más de 100.000 personas que hay en lista a la espera de un donante compatible, que suele ser 5 años de media. El tiempo no corre a mi favor. Pedir a un familiar o amigo que considere donarme un riñón es difícil, pero mejoraría mis posibilidades de poder realizarme el trasplante, así que he pensado preguntaros. Por probar no pasa nada, ¿verdad?", escribió en el mensaje.

Alguien respondió a su llamada

Aún así, recibió una llamada inesperada. La actual mujer de su exmarido, del que llevaba separada más de 20 años y con el que tiene 2 hijos en común, era compatible y había decidido donarle uno de sus riñones. Una noticia positiva que también quiso compartir. "No habría podido tener una vida y disfrutar de nuestros nietos de no ser por Debby. Estamos conectadas. Ahora nos llamamos la una a la otra 'hermanas de riñón'", aclarando que cualquier persona, aunque no sea familia directa, puede dar una segunda oportunidad a otra.