Reino Unido

El increíble cambio físico de un hombre después de que su hijo le preguntara si iba a morir por sobrepeso

Matthew Riggs ha pasado de consumir 7.000 calorías diarias y pesar 171 kilos a ir los siete días de la semana al gimnasio y pesar 83.

El increíble cambio físico de un británico de 35 años

El increíble cambio físico de un británico de 35 años Instagram: @mrriggs1

Publicidad

Matthew Riggs, un británico de 35 años, ha causado el furor en las redes sociales al mostrar su cambio radical. Hace tres años decidió bajar de peso y cambiar su estilo de vida a raíz de que su hijo le preguntara si se iba a morir por sobrepeso.

La pregunta le marcó tanto que decidió buscar un remedio y, desde entonces, comparte su modo de vida y sus consejos a través de sus redes sociales.

En una entrevista dada al medio británico 'Daily Star', el vecino de Essex (Reino Unido) ha explicado cómo fue la decisión de llevar a cabo este cambio. Una decisión que tomó tras la terrible pregunta que su hijo le hizo al volver de clase y dar el cuerpo humano.

"Llegó a casa después de aprender sobre el cuerpo humano y me preguntó si iba a tener un ataque al corazón y morir", empieza contando Riggs. Al escuchar esas palabras, se dio cuenta de que tenía que poner tierra de por medio a su vida sedentaria, la cual acompañaba de comida basura y bebidas con gaseosa en abundancia.

El deporte diario y un cambio en su dieta fueron los primeros pasos que este hombre realizó para poder llevar a cabo su cambio físico y de salud. Su ahora afición por el deporte es tanta que se la ha contagiado a sus dos hijos: "Ahora he perdido peso y él ha practicado más deportes y quiere estar más sano".

100 kilos en tres años

Desde el 2019, Riggs ha perdido un total de 100 kilos. Además, ha confesado que antes de empezar con su cambio físico, llegaba a consumir 7.000 calorías diarias.

Al medio de comunicación de 'The Sun' ha explicado que sus mañanas comenzaban en un restaurante de comida rápida, para almorzar en el trabajo llevaba donuts y bollería industrial, además de ser un gran aficionado a las bebidas edulcoradas y alcohólicas.

Este británico ha pasado de pesar 171 kilos a los 83 actuales y de llevar una vida sedentaria a practicar deporte los siete días de la semana, de los cuales dos son para actividades cardiovasculares. También se ha adentrado en el mundo del culturismo, donde ya ha conseguido algún que otro logro, debido a su cambio radical de físico.

Riggs confiesa que haber realizado este cambio ha sido una de las mejores decisiones de su vida, ya que ha mejorado su salud y la relación con su mujer y sus hijos, con quienes se siente más unido.

Publicidad