La historia de la mallorquina que ganó 126 millones y fue a trabajar

Publicidad

Lotería

La historia de la mallorquina que ganó 126 millones en el Euromillones y fue a trabajar por miedo a ser despedida

Una joven ganó el mayor bote hasta la fecha en el sorteo de Euromillones, al enterarse fue a trabajar por miedo a perder su empleo.

Para conocer la historia de esta joven mallorquina, hay que remontarse al año 2009. Ese año se jugaba, hasta esa fecha, el mayor bote del sorteo de Euromillones, un total de 126 millones de euros. Ella fue la única acertante del sorteo, pero, al enterarse de que era multimillonaria decidió ir a trabajar por temor a perder su puesto empleo.

Ese bote era el récord europeo en un sorteo de loterías. La joven compró su boleto del Euromillones en Internet, un número que su abuelo había jugado durante 30 años y por el que nunca le había tocado nada. La afortunada no era una jugadora habitual de la lotería, pero de vez en cuando participaba en algún sorteo. Y la suerte quiso que le tocara el mayor premio de la historia.

Sin embargo, lo curioso de este caso es que no se enteró de que le había tocado hasta varios días más tarde. En el momento del sorteo estaba enferma de gripe y no había consultado los premios. Fueron los responsables del portal de Internet donde había comprado el boleto los que se pusieron en contacto con ella para darle la buena noticia.

Aún así, a pesar de la emoción de convertirse en multimillonaria, acudió al día siguiente a su puesto de trabajo por miedo a perder el empleo, tal y como reveló uno de los responsables que le comunicaron el premio. Durante todo este tiempo, esta joven ha preferido mantener el anonimato y llevar una vida discreta. Administra su fortuna con la ayuda de un gestor que le recomienda proteger su anonimato y que sólo su círculo más íntimo conozca la noticia. El director de la web en la que esta mallorquina compró el boleto dijo, sin revelar la identidad, que la joven quería "comprar una finca y criar caballos".

El plazo para cobrar un premio en España es de 3 meses, según la ley. Después de este tiempo el afortunado pierde el derecho a cobrar el premio que le hubiera correspondido. Se trata de una norma clara que no admite excepciones.

Este premio es, hasta la fecha, el cuarto más abultado de la lotería en España. Sin embargo, en pocos días podría descender hasta la quinta posición ya que este martes Euromillones pone en juego el mayor premio de su historia, 210 millones de euros.

Publicidad