Con la llegada del verano, son muchos los padres que buscan un campamento para que los más pequeños de la casa disfruten de nuevas experiencias conociendo a nuevos amigos.

Hasta el día de la marcha de los niños, los padres hacen todo lo posible para que su maleta esté completa: ropa, crema solar, algún snack, etc. Los días previos es común que los padres den a sus hijos algunos consejos y recomendaciones para que disfrute al máximo su estancia en el campamento, pero es sabido por la mayoría de padres que una vez allí, los niños actuarán por libre.

Es el caso de un niño que, según ha relatado su madre a través de Twitter, ha vuelto a casa con once calzoncillos limpios. El problema es que su madre puso en la maleta del pequeño doce.

"Mi Lucas (8 años) ha estado dos semanas de campamento en la sierra madrileña. Ha regresado con 12 calzoncillos. ¡¡Once de ellos sin usar!!", dice la madre en las redes sociales.

 

El tuit no ha pasado desapercibido entre los usuarios de Twitter, que han bromeado sobre lo ocurrido y han compartido experiencias similares con sus hijos.