Gesto viral

El bonito gesto de un alumno que rechaza su matrícula de honor para dársela a otro estudiante que la necesita

Un alumno ha renunciado a una matrícula de honor y se la ha dado a otro compañero que la le hacía falta. Ha conseguido conmocionar a todas las redes sociales tras una publicación del profesor del estudiante en su perfil de Twitter.

Bonito gesto de los alumnos con las limpiadores del IES Álvarez Cubero

Publicidad

El profesor de medicina preventiva y salud pública de la Universidad de Valladolid, Ignacio Rosell, ha compartido en su perfil de Twitter el gesto que ha tenido un estudiante de la universidad con un compañero suyo tras recibir su matrícula de honor. Con ello ha conseguido conmocionar a muchos perfiles de Twitter, que no han dudado en comentar lo sucedido.

Matrícula de honor en estudios y en valores

En su publicación de Twitter, el profesor cuenta como un joven estudiante le planteó la posibilidad de ofrecer su matrícula de honor, otorgada en representación de sus buenas notas, a otro alumno, al no necesitar dinero "y pensando que al siguiente alumno sobresaliente le podría hacer más falta", según relata el maestro en su perfil.

"Un alumno nos pregunta si puede renunciar a su brillante y merecida #MatrículaDeHonor, al no necesitar el importe (tiene ya beca completa) y pensando que al siguiente alumno sobresaliente le podría hacer más falta", publicaba Rosell. A continuación hacía alusión a la emoción que había sentido tras la propuesta del estudiante, de forma cómica, añadiendo: "no estoy llorando, es que algo se me ha metido en el ojo".

La publicación ha llegado a alcanzar más de 30,000 likes y casi 5.000 retuits. Con ello, los tuiteros también han llegado a emocionarse ante la actitud del alumno, alegando que "este gesto muestra otro tipo de educación, en valores" y que "la gente así merece un monumento".

Otros han decidido contar sus experiencias personales, a lo que han añadido que "aún hay esperanza" para encontrar a gente así. Han transmitido también, aunque a través de las pantallas, el cariño hacia el joven: "No le conocemos pero ya le queremos. Cuando uno es así a los 18 mal dadas tienen que venir para que cambie".

Publicidad