Pareja de ancianos

Publicidad

Historia de amor

Un anciano aprende a hacer rizos para peinar a su mujer, que empieza a tener problemas físicos

Esta historia ha ocurrido en una peluquería de Canadá. Un hombre anciano entró en una peluquería para aprender a hacer rizos. Su mujer empieza a tener problemas físicos y ya no puede hacérselos a ella misma sin quemarse o hacerse daño.

Está claro que a nivel físico los años pasan factura. A medida que crecemos nuestra agilidad va decayendo poco a poco y nuestra velocidad para realizar tareas ya no es la misma.

Llega un momento en la vida en el que pedir ayuda puede ser necesario y si es con nuestros seres queridos cerca mucho mejor. El protagonista de esta historia lo tiene muy claro, mientras esté en su mano hará todo lo posible por cuidar y facilitar la vida de su mujer.

Una demostración de amor peculiar pero con mucho trasfondo, así ha sido la acción de este anciano que en los últimos meses ha visto cómo su mujer estaba empezando a tener problemas físicos que le impedían, entre otras cosas, rizarse el pelo. La mujer intentaba peinarse pero acababa con quemaduras por lo que su marido ha decidido aprender a hacer rizos en la peluquería Hair Design By Britney de Alberta, en Canadá. Las peluqueras del lugar se ofrecieron encantadas a enseñarle y publicaron la emocionante historia en redes sociales.

La gerente de la peluquería explica en el post realizado en Instagram que "Este encantador caballero vino hoy para aprender a rizar el pelo de su mujer . Su esposa no puede rizar su propio pelo y a menudo se quema a sí misma, así que se vino y aprendió a rizar el cabello. ¡Tuvimos el placer de enseñarle! Le enseñamos cómo hacer rizos de volumen en pelo corto, cómo proteger su piel de las quemaduras e incluso le enseñamos a poner rímel".

Publicidad