La propietaria del santuario de ponys R&R Ranch, situado en Florida, rescató a Martha cuando estaba a punto de ser vendida como regalo de Navidad a pesar de sus problemas de salud. Su reducido tamaño hacía que la pequeña de 5 meses no pudiera soportar su propio peso.

Martha fue trasladada a una clínica equina donde ha recibido los cuidados intensivos que necesitaba. Ahora la pequeña pony ya puede correr libremente por la cuadra dejando imágenes tan tiernas como estas.

Te podría interesar...