Publicidad

EN VIZCAYA

Un padre deja que su hijo le pinte las uñas para que el pequeño no tema llevarlas como quiera al colegio aunque le insulten

Al niño de cinco años le encanta tener las uñas pintadas pero no quería ir así a la escuela porque sus compañeros se metían con él y le llamaban "mariquita", por lo que su padre decidió tomar cartas en el asunto para dar una lección tanto a los niños como a los padres: "El problema lo tiene el que mira sin ver".

Publicidad