LOS ERRORES AUMENTAN UN 30%

LOS ERRORES AUMENTAN UN 30%

Conducir a más de 35 grados es igual de arriesgado que beber alcohol

El conductor deja de percibir una de cada cinco señales de tráfico. Lo ideal es mantener el habitáculo entre 19 y 24 grados.

Llegan las vacaciones de verano y, con ellas, los desplazamientos en coche. Durante el viaje, todos deseamos que el buen tiempo nos acompañe, pero el calor al volante se puede convertir en un auténtico peligro.

Según los expertos, conducir con una temperatura superior a los 35 grados, en el interior del vehículo, es igual de peligroso que beber alcohol. El conductor deja de percibir una de cada cinco señales de tráfico y los errores aumentan hasta un 30%.

Las altas temperaturas al volante aumentan el tiempo de reacción y pueden producir despistes, cansancio prematuro e, incluso, sacar a relucir el lado más agresivo de los conductores.

Para combatir el calor, los expertos recomiendan hidratarse frecuentemente, parar a descansar en caso de sentirse con sueño o cansado y bajar las ventanillas del coche si no se dispone de aire acondicionado. Lo ideal es mantener el habitáculo entre 19 y 24 grados.

 

Pilar Cutillas | Madrid | 28/07/2010

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.