Las temperaturas descenderán este sábado, sobre todo en el tercio norte aunque se mantendrán en el área mediterránea, en una jornada marcada por las lluvias, que serán localmente fuertes y podrán superar los 15 o 20 litros por metro cuadrado (m2) en una hora principalmente en el norte peninsular, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Según ha explicado el portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, este sábado el ambiente será "fresco" y predominarán los cielos nubosos en el tercio norte peninsular, en la cordillera Cantábrica, en Pirineos y en Cataluña.

También ha recalcado que este sábado será una jornada lluviosa donde podrá haber precipitaciones persistentes bastantes duraderas a lo largo de todo el día. Además, estas precipitaciones se pueden extender a otros puntos del norte de la Península, sobre todo al alto Ebro, al norte de Castilla y León y, con menos probabilidad, a Baleares.

En el resto del país ha detallado que se experimentarán intervalos nubosos pero sin lluvias. En cuanto a las temperaturas, seguirán bajando en la Península aunque en la zona del levante, especialmente en la Comunidad Valenciana, Murcia y Almería, no descenderán. Así, en la Comunidad Valenciana y en la Región de Murcia la temperaturas podrán superar los 35 grados centígrados (ºC).

Sin embargo, Del Campo ha explicado que el domingo 28 de julio la situación se estabilizará y, aunque en las comunidades del Cantábrico y en Pirineos predominarán los cielos cubiertos y con lluvias, a lo largo del día remitirán y de nuevo "saldrá el sol".

Asimismo, aún quedará un poco de inestabilidad en Cataluña, sobre todo en el norte, donde podrá haber chubascos tormentosos puntualmente intensos. Por último, en el resto del país, predominará un ambiente despejado y sin nubes con temperaturas que empezarán a subir prácticamente en toda la Península. Aun así, las temperaturas bajarán en la región del Mediterráneo donde precisamente habían subido el día anterior.

En general, ha pronosticado que será una jornada de ambiente generalmente suave con temperaturas "no demasiado altas" y las mas elevadas se darán en el Valle del Guadalquivir, donde podrían rozar los 35 grados centígrados.