Twitter

Twitter responde a una 'campaña de trolls' que publicaban mensajes denigrantes: "El odio no tiene cabida aquí"

Los inicios de Elon Musk como dueño de Twitter se han encontrado con cuentas falsas que publicaban mensajes denigrantes. La empresa advierte de que "las políticas de Twitter no han cambiado".

Twitter

Twitter Pixabay

Publicidad

Son muchas las preguntas que se hacen los usuarios de Twitter tras ser la empresa adquirida oficialmente por Elon Musk: ¿Habrá cambios en las normas de la red social? ¿Recuperará Donald Trump su cuenta? ¿Dónde estarán los límites de la libertad de expresión que sean consentidos por la red social? Hay quienes han preferido no esperar y comprobarlo personalmente, causando un monumental enfado entre los principales directivos de Twitter.

El jefe de seguridad e integridad de Twitter, Yoel Roth, ha publicado varios tweets en los que desvela que ha habido una 'campaña de trolls' con insultos de todo tipo (raciales, homófobos, machistas...) Roth ha advertido de que las políticas de Twitter no han cambiado", indica que "la conducta del odio no tiene cabida aquí" y sentencia que, desde Twitter, están "tomando medidas para poner fin a un esfuerzo organizado para hacer que la gente piense que lo hemos hecho".

Indica que, desde Twitter, han visto "en las últimas 48 horas un número pequeño de cuentas que publica una tonelada de tweets que incluyen calumnias y otros términos despectivos". Además, para ceñir más el dato que aporta, indica que "más de 50.000 tweets que usan repetidamente un insulto en particular proceden de tan solo 300 cuentas". Resalta que las reglas de Twitter "prohíben la conducta del odio". Esto incluye dirigirse a personas con contenido deshumanizante e insultos".

La clave está en el contexto del mensaje

Uno de los matices que ha querido realizar el jefe de seguridad e integridad de Twitter es que no son las palabras lo que se prohíbe como tal, sino el contexto, a la hora de hablar de los insultos o el contenido deshumanizante: "Esto no significa que tengamos una lista de palabras que siempre se prohíban. El contexto importa". Por lo tanto, Twitter vigila la prevención de mensajes en los que quede patente la intención de insultar o buscar herir moralmente.

Las reacciones a la compra oficial de Twitter por parte de Elon Musk no se han hecho esperar. Una de las más populares ha sido la del expresidente de Estados Unidos Donald Trump, cuya cuenta fue suspendida dos días después del asalto al Capitolio, aunque espera poder recuperarla ahora. Trump ha asegurado sentirse muy contento y satisfecho porque Twitter está "en manos de una persona cuerda" y ya no cuenta con el mandato de "los lunáticos de la izquierda radical".

Publicidad