Facebook desafía a Australia con un apagón informativo por la ley que le obliga a pagar a los medios

Publicidad

Facebook

Reporteros sin Fronteras demanda a Facebook por supuestas "prácticas comerciales engañosas"

La organizaión Reporteros sin Fronteras ha interpuesto una demanda contra Facebook ante la Fiscalía francesa. Se demanda a la red social por supuestas "prácticas comerciales engañosas" al no cumplir sus condiciones de uso y proporcionar "la proliferación masiva de información falsa y discursos de odio" a "escala planetaria".

Reporteros sin Fronteras ha interpuesto una demanda contra Facebook ante el Fiscal de la República en París. Se ha demandado a la plataforma estadounidense por supuestas "prácticas comerciales engañosas" al no cumplir sus condiciones de uso y proporcionar "la proliferación masiva de información falsa y discursos de odio" a "escala planetaria".

La demanda contra Facebook fue presentada ayer lunes por parte de RSF, y se basa en informes jurídicos y en testimonios de anteriores empleados de la red social donde cuentan que hay una tecnología "conscientemente culpable" de "prácticas de marketing engañosas" donde se "comprometen a garantizar un entorno seguro para sus usuarios sin informarles de la floreciente presencia del odio" en el propio Facebook.

El escrito de Reporteros sin Fronteras argumenta que "la empresa Facebook no puede ignorar que los comentarios de odio están presentes en su red social y no los elimina, contrariamente a lo que se indica en sus Términos de Servicio".

Estas han sido las palabras de la organización presentadas ante la Justicia francesa tras considerar que la legislación en el país para los consumidores es adecuada. Desde Reporteros sin Fronteras declaran que "dado que las condiciones del servicio de Facebook son las mismas en todo el planeta, un fallo judicial en Francia sobre su naturaleza engañosa podría tener un impacto global".

Durante la pandemia de coronavirus, Facebook había informado de su intención de eliminar "la divulgación de noticias falsas" a través de una asociación con "verificadores de información externos". Pero donde discrepa la organización en su demanda a Facebook Francia y Facebook Irlanda es en que, una presentando cuatro informes judiciales para designar a la compañía, esta no implementa las medidas y recursos necesarios para acabar con la desinformación, por lo que finalmente los usuarios "se enfrentan diariamente al odio en línea, sean o no víctimas directas de él, en contra de los compromisos asumidos".

La organización de Reporteros sin Fronteras recalca que la empresa es constantemente alertado por "periodistas, empleados u organizaciones y asociaciones no gubernamentales" debido a estas situaciones, por lo que es necesariamente consciente de los compromisos que asume en sus comunicaciones" y por ello incurre en un "engaño continuado" a los usuarios de Facebook.

En la demanda afirman que "al comprometerse a proporcionar a sus usuarios un entorno libre de errores y al comunicar la veracidad de la información que circula, mientras prospera información falsa en la red social, Facebook es conscientemente culpable de prácticas comerciales engañosas".

A lo largo de estos informes se recogen también insultos dentro de la red social contra por ejemplo, el número de septiembre de 2020 de Charlie Hebdo, que además coincidió con la apertura del juicio por la matanza en 2015. También se recogen amenazas contra periodistas del diario regional francés L'Union -siendo agredido después uno de sus fotógrafos- y del programa Quotidien. También se informa de desinformaciones sobre el coronavirus que circulan por la red y que están permitidos en Facebook entre los que se encuentran "vídeos conspiracionistas" y "películas engañosas" visualizadas por millones de personas.

Otro de los detalles que recoge el escrito presentado por Reporteros sin Fronteras es que pese a "la campaña publicitaria en la que asegura combatir y eliminar la información falsa para evitar su propagación" Facebook "proporciona indicaciones falsas en el cuerpo contractual de uso del servicio y brinda servicios de menor calidad que los que se presentan al consumidor". Todo esto junto a mentiras sobre la calidad de los servicios que presta al afirmar que sirven para educar a los usuarios cuando los números revelan que es probable que los usuarios se enfrenten a mucha información errónea".

La Justicia francesa deberá estudiar ahora ello caso y ver si admite la demanda de la organización. Desde Reporteros sin Fronteras indican que esta situación va en contra del Código de los Consumidores, lo que que podría causar a Facebook una multa de hasta el 10% de la facturación media anual, según el artículo 132 de este mismo código.

Publicidad