Se llama Aida y es la primera robot artista del mundo. Gracias a su inteligencia artificial y a un modelo de simulación es capaz de realizar acciones propias de los seres humanos, como por ejemplo pintar.

Tal es su destreza que sus creadores le han organizado su primera exposición en Oxford. Con un estilo expresionista. Aida puede presumir de no pasar desapercibida en el mundo del arte. Su creador asegura que la venta de sus obras ha permitido financiar su fabricación. Ya ha recaudado más de un millón de euros.