Inteligencia artificial

OpenAI: qué es y cómo puede afectar al futuro de las empresas y trabajadores

OpenAI ha centrado los debates tecnológicos en las últimas semanas. Más allá del temor que algunos puedan tener al cambio de paradigma económica y empresarial, el experto en inteligencia artificial Sergio Álvarez-Teleña explica por qué estos miedos son infundados y los potenciales beneficios de todo lo que envuelve a este progreso.

Publicidad

Últimamente se está hablando mucho de innovación en inteligencia artificial y de qué está pasando en la industria. Tal y como explica Sergio Álvarez-Teleña, experto en esta materia, todo viene de OpenAI, que es una empresa de inteligencia artificial en la que ha invertido Elon Musk, entre otros, y que "se ha dedicado a generar un tipo de inteligencia muy llamativa, que genera imágenes nuevas por sí misma al igual que voz". En este sentido, Teleña destaca que lo que más ha llamado la atención en estas semanas, no obstante, es su capacidad para desarrollar frases.

En cuanto a las opciones futuras, el experto subraya que ahora mismo se está materializando el esfuerzo de años de investigación gracias a la industria académica y OpenAI se ha dedicado a afinar los modelos y subirlos a unos servidores. En este sentido, destaca que no ha habido un gran impacto a pesar de la polémica y el revuelo que ha generado. "Están esperando a que se autodescubra para qué puede tener impacto, algo que se hace mucho", explica.

En cualquier caso, Álvarez-Teleña tiene claro que todo lo que envuelve a OpenAI es prometedor y se convertirá en una herramienta. Ejemplo de ello es que ha sido comprado por Microsoft, que quiere incluirlo en su buscador para hacerle la competencia a Google y en otras herramientas como Excel o Word.

¿Hacia dónde se mueven las empresas?

El experto en inteligencia artificial considera que la industria de la innovación se dirige a crear más este tipo de herramientas. "Tú cuando haces innovación puedes generar lo mismo con menos gente o generar más con la misma gente", expone Álvarez-Teleña, quien considera que lo mejor es la segunda opción, por lo que hace un llamamiento a la calma. Igualmente, sí que pone sobre la mesa que habrá que adaptarse a los cambios.

Por otro lado, señala que las empresas de inteligencia artificial son capaces de valorar más su propio producto. A juicio de Álvarez-Teleña, eso llevará a que los centros de excelencia y de inteligencia artificial pasen a estar en el corazón de la empresa, momento en el que se verán muchos más cambios.

Publicidad