Con la llegada de los teléfonos inteligentes abrimos en cierta manera la puerta de nuestros datos personales a ciertas empresas. Los terminales móviles cuentan con aplicaciones instaladas predeterminadas, algunas las cuales incluso es imposible desinstalar.

A raíz de la polémica que ha suscitado la aplicación 'FaceApp', que se ha visto envuelta en el delito del robo de datos personales, ha salido a la luz un documento, propiedad del Instituto Internacional de Ciencias Computacionales, en el que se analizan 88.000 aplicaciones del sistema operativo Android y en las que se detectan fallos de privacidad en miles de ellas.

Estas aplicaciones recopilan datos del usuario que se ha registrado a pesar de que este no haya dado permisos para su recopilación.

¿Cómo recopilan nuestra información? Esto se debe a un fallo en su sistema, gracias a herramientas ocultas en el código de las 'apps' eran capaces de obtener información personal del usuario.

Algunas de las fórmulas por las que se adquirían los datos eran cuando utilizábamos el GPS. No accedían a través de la aplicación directamente sino que eran capaces de llegar a conseguir estos datos cuando la 'app' se estaba utilizando mientras el terminal estaba conectado a una red Wifi.

Algunos empresarios aseguran que todo lo hacen para el bien del usuario y ofrecer versiones mejoradas, sin embargo, con la circulación al libre albedrío de sus datos quedan expuestos y, por ende, desprotegidos.

Otra aplicación que tuvo mucho reconocimiento y se convirtió en viral debido al disparatado número de usuarios que la descargaron es 'Tik Tok'. Reino Unido se está encargando de la investigación a cerca de esta aplicación pues la mayoría de personas que la utilizan son menores de edad. Esta investigación empezó por la multa de 5,7 millones de dólares que Estados Unidos le interpuso por recopilar de manera ilegal la información de menores sin consentimiento de sus padres.