Insecto

Publicidad

Órganos biológicos

Un grupo de científicos usa por primera vez el oído de un insecto muerto como micrófono

Este avance supone una revolución porque se podría dotar a las máquinas y a los robots de sentidos. Puede ser útil para los humanos, con los implantes cocleares, pero también para la ciencia y la tecnología porque permitirá crear robots exploradores.

Un grupo de científicos de la Universidad de Tel Aviv, en Israel, han logrado por primera vez usar como micrófono el oído de un animal muerto. Se trata de un gran paso para dotar a las máquinas y robot de de sentidos.

Para llevar a cabo el experimento, los científicos es cogieron un insecto porque pensaban que sería más simple. "Los insectos tienen sistemas auditivos que son estructuralmente sencillos", explicó Idan Fischel, miembro del equipo.

El experimento ha consistido en insertar dentro del oído de un insecto un microchip electrónico que ha sido capaz de captar señales eléctricas producidas por el oído. Siguen perfeccionando este experimento, según publica 'Sensors', este chip será capaz de escuchar sonidos que estén más lejos de lo que puede hacer el oído humano.

El director del estudio Ben M. Maoz asegura que el potencial de esta tecnología es ilimitado porque, porque "los sistemas biológicos tienen una ventaja respecto a la tecnología electrónica actual, tanto en términos de sensibilidad como en consumo de energía".

Los científicos están intentando desarrollar sensores capaces de captar sabores, texturas y olores usando componentes electrónicos, pero los resultados no han sido satisfactorios. Usando este tecnología podríamos avanzar también en detectar olores, por ejemplo, el olfato de los perros está mas desarrollado que el de los humanos. Los perros tienen 300 millones de receptores de olores, y los humanos solo cinco o seis millones.

Este grupo de expertos que ha utilizado la biología para conseguir oír, explica que el sensor biológico será más refinado y eficiente gracias a cientos de millones de años de evolución. Incluso el director de la investigación, Maoz, asegura que en la actualidad hay animales que tienen sentidos que los humanos no pueden ni imaginar, algunos capaces de escuchar frecuencias muy elevadas y otros, sin embargo, son capaces de detectar frecuencias bajísimas, como las palomas.

Este avance será útil para desarrollar robots que exploren otros lugares fuera de la Tierra o incluso perros de rescate. Esta tecnología también será útil para el ser humano, por ejemplo, capaz de realizar implantes cocleares.

Publicidad