Gmail ha introducido una nueva función de autocorrector que señala a los usuarios los errores gramaticales y las erratas que cometan al redactar un correo electrónico, sugiriendo en su lugar correcciones, aunque se trata de una característica que se ha habilitado de momento solamente en su versión en inglés.

Los errores gramaticales son detectados por Gmail a través de los mecanismos de Inteligencia Artificial (IA) de Google, y son capaces de advertir también erratas, corrigiendo de forma automática algunos fallos comunes y advirtiendo de este cambio temporalmente con una marca de subrayado, como ha explicado la empresa en un comunicado.

Los fallos gramaticales en los 'emails' se marcan en azul y Gmail muestra a los usuarios una sugerencia de corrección basada en IA, que puede aceptarse al hacer clic sobre la palabra o la oración resaltadas.

Google ha explicado que la función de corrector puede desactivarse en los ajustes de las cuentas de Google, y que ha comenzado a distribuirse de forma gradual desde este martes y que desde el 12 de septiembre la distribución será total.

La función estará activada por defecto para todos los usuarios de cuentas de Google y por el momento las sugerencias funcionan solo en idioma inglés.