A las puertas de los años 20, tenía lugar en Barcelona el primer salón el automóvil, donde los visitantes podían conocer las últimas novedades de la máquina que marcaría el siglo XX. Cien años después, el salón sigue celebrando su exposición anualmente, pero la tecnología que allí podemos encontrar, poco se parece a la de 1919.

No fue hasta 1926 cuando llegó el primer semáforo a España. Ahora, ya vemos semáforos inteligentes que avisan a los coches cuando se van a poner en rojo para que los vehículos se detengan a tiempo. Si un peatón se cruza de repente, también hay vehículos inteligentes que frenan automáticamente ante un choque inminente.

Todo gracias a la magia de la conectividad, lo más buscado a día de hoy en los coches. Poco que ver con los grandes maleteros y potencia que tanto se demandaba en los años 60. Control por voz o retrovisores con cámaras 360 grados son algunas de las nuevas tecnologías que incorporan los coches. Pero la gran novedad, son los coches autónomos que incluso te recogen si les introduces tus coordenadas. Tecnologías que sitúan las posibilidades del próximo centenario de esta exposición, fuera del alcance de nuestra imaginación.

También te puede interesar...

El salón de Ginebra se llena de coches eléctricos y autónomos

Amazon vende por primera vez en España un coche a través de Internet