Cualquier persona que vea vulnerada su dignidad en un vídeo que circule por internet podrá utilizar el nuevo canal activado por el gobierno y la Agencia de Protección de Datos. Lo ha anunciado la vicepresidenta del gobierno Carmen Calvo que considera prioritario proteger el derecho a la intimidad y evitar consecuencias que llegan a ser gravísimas especialmente entre los menores.

La agencia recibirá las denuncias, analizará los datos y podrá ordenar por vía administrativa la retirada inmediata a los proveedores de servicios digitales, páginas web y redes sociales. La retirada podrá efectuarse en cuestión de horas.

Este canal de denuncias habría servido por ejemplo para retirar vídeos como el de la víctima de 'La Manada' de Pamplona. En ese caso el nombre, domicilio y la imagen de la joven fueron accesibles a través de internet durante días.

La vicepresidenta ha dicho que es una iniciativa pionera en Europa y que tendrá consecuencia gravísimas penales y económicas con multas de hasta 20 millones de euros.