La mayoría de las aplicaciones móviles 'escuchan' nuestra intimidad gracias a los micrófonos, por lo que Rodrigo Miranda, ingeniero experto en el desarrollo de negocios en internet, pide a las empresas que sean más transparentes a la hora de informar a los usuarios.

"La poca claridad con la que ese tipo de accesos se está solicitando es el gran problema para una empleo novedoso como es el acceso al micrófono o a la cámara", insiste.

Para evitar que se escuche el sonido de los micrófono, Miranda recomienda acceder a la configuración de las aplicaciones cada 15 días y revisarlas con regularidad: "El usuario tiene que tener esa conciencia".

Todas estas dudas surgen después de que esta semana volviera a generarse polémica tras descubrir que un robot de cocina incluía un micrófono oculto del que no se informaba a sus usuarios: