Movimientos antiglobalización

China no usará ordenadores y sistemas informáticos fabricados en el extranjero

Dejar de depender tecnológicamente de otros países es una decisión que cada vez están tomando más países en el mundo.

China no usará ordenadores y sistemas informáticos fabricados en el extranjero

China no usará ordenadores y sistemas informáticos fabricados en el extranjero EFE

Publicidad

A raíz de la invasión de Rusia a Ucrania y de la dependencia de países europeos del gas ruso son muchos los que han decidido comenzar a tomar medidas también en otros ámbitos, sobre todo tecnológicos. El Gobierno de China quiere sustituir, en los próximos dos años, todos los ordenadores de marcas extranjeras que se usan en las oficinas del estado y algunas empresas controladas desde Pekín. Pero no solo eso, también quiere que los equipos dejen de usar sistemas operativos desarrollados fuera de China.

Independencia tecnológica

La medida, que está prevista que empiece a aplicarse a partir de mayo, supondría sustituir más de 50 millones de ordenadores en favor de empresas y marcas locales. China no quiere que se repita lo que ya ocurrió en 2019 con Huawei cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, vetó la marca china y su acceso a Android, Microsoft o Windows. La decisión sumió a Huawei en una terrible crisis.

Según el experto en tecnología y CEO de SciTheWorld, Sergio Álvarez Teleña, los países pueden actualmente tomar este tipo de decisiones porque las empresas tecnológicas están preparadas y "son capaces de hacer tecnología a medida de forma muy rápida de manera que pueden sustituir tanto apps como sistemas operativos". Además, asegura que "China no va a ser la excepción en cuanto al intento de independizarse a nivel tecnológico del resto de países".

¿Lo conseguirá?

A pesar de esto resulta poco probable que China consiga dejar de depender completamente de Estados Unidos. Hay muchos componentes informáticos que se diseñan y fabrican fuera del país imprescindibles para el funcionamiento de los ordenadores como procesadores o módems.

Rusia no solo sustituye la tecnología

Rusia es uno de los países que ya ha comenzado a desarrollar sus propios sistemas informáticos, buscadores o redes sociales y quiere disponer pronto de redes de telefonía propias. De momento ya tiene su buscador en internet. Su nombre es Yandex y su interface es muy similar a la de Google. Lo mismo ocurre con Rossgram, la alternativa que ha creado a la conocida red social Instagram. Pero no solo eso, Rusia ha ido un paso más allá y, con el objetivo de dejar de depender de Estados Unidos han creado su propia cadena de hamburguesas: un clon de McDonalds.

En España, el CNI

En España un ejemplo lo encontramos en el Centro Nacional de Inteligencia. El organismo utiliza móviles con software propio, aunque en este caso los motivos para hacerlo pueden estar más relacionados con la seguridad que con la dependencia tecnológica.

Publicidad