Cacahuete es un robot que ha llegado desde China. Mide 1,20 metros y su tarea es llevar la comida desde la cocina a las mesas. Puede cargar con hasta 30 kilos.

Lleva ya un mes trabajando en un restaurante, aunque el propietario dice que no va a sustituir a ningún camarero humano, sino que más bien es una ayuda para ellos y, además, un reclamo publicitario.

Pero al tiempo, porque en Pekín ya existe un restaurante totalmente automatizado, donde desde los camareros hasta el chef son robots.

Parece que los clientes están encantados porque hay hasta cola para entrar.