El estadounidense Kyle Giersdorf, también conocido como Bugha, es el ganador individual del mundo en Fortnite, de tan solo 16 años de Pensilvania. Este jugador americano se ha hecho con un premio de más de dos millones de euros y con el título de mejor jugador de Fortnite del mundo.

Durante el campeonato, que empezó el pasado 26 de julio, no solo compitieron los mejores jugadores de Fortnite, sino que los streamers de este videojuego más famosos tuvieron su propio espacio: el Fortnite Pro-Am. En esta modalidad, 50 celebridades de Fortnite y 50 jugadores profesionales compitieron en parejas por un premio de tres millones de dólares.

 

 

En total se han repartido 30 millones de euros en premios en el primer campeonato mundial.

El videojuego engancha a más de 200 millones de jugadores en todo el mundo y sus creadores ganan 3.000 millones de euros al año.