17 minutos ininterrumpidos retransmitidos en riguroso directo a través de Facebook en los que cualquier usuario con una cuenta en esta red social pudo seguir la matanza.

Fue el propio atacante el que compartió cada detalle desde su móvil. Y lo que ahora todo el mundo se pregunta es porqué Facebook no frenó antes esa emisión.

Lorenzo Martínez de Securizame asegura que "una cosa es que pase un minuto y otra cosa es que pasen 17 " porque bien con su equipo humano, bien con un algoritmo, la red social revisa cualquier contenido que subimos. "Otra cosa es que este tipo de detección de estas situaciones funcione para vídeos que ya están subidos y no para vídeos en tiempo real ".

Esa es sólo una de las hipótesis porque, de momento, la compañía de Zuckerberg no ha querido desvelar cuál ha sido el problema.

Aseguran que en cuanto la policía les avisó de lo que estaba pasando, ellos eliminaron rápidamente la cuenta del tirador y en un comunicado la compañía ha mostrado su solidaridad con las víctimas.

"Yo creo que no estaban preparados para esto, pese a los precedentes que hay, en realidad no se han puesto todos los medios" asegura Esteban Mucientes , experto en redes sociales.

No es la primera vez que vemos la retransmisión de una muerte en directo, según Carlos Seisdedos, de Ciberseguridad Auditors, "prácticamente a diario hay difusión de vídeos violentos, pueden tardar días o semanas en hacerlos desaparecer ".

La polémica está pasando factura a la compañía. Hoy sus acciones han llegado a caer hasta un cuatro por ciento.