Deja elegir a tu hijo qué deporte practicar, no le grites y no pienses que es Messi o Nadal. Así es el buen padre de un deportista, según los psicólogos: "Evidentemente si estamos intentando enseñar a los niños que con la violencia no se arregla nada, los padres tienen que autocrotolarse más y los adultos en general", dice María Luisa Ferrerós.

Autocontrol que entrenan en el Villareal. Trabajan con los críos y con los padres en reuniones donde se explica la evolución de los pequeños y dónde también se traslada que no hay que presionar a los chavales y el entrenador reconoce que "nadie le dice nada a sus hijos, todo el mundo lo entiende, pero el día del partido...".

Gestionar los nervios, respetar al entrenador, no insultar al árbitro: "A veces los padres son una carga para el hijo y es él el que es capaz de reñir al padre". Reforzar el aprendizaje deportivo y fomentar el respeto y la diversión es la solución. Todos los expertos coinciden, la educación es el instrumento capaz de rebajar el más de medio centenar de agresiones producidas el año pasado.