Meteorología

Las comunidades más afectadas por la lluvia en el puente de Todos los Santos

Mañana viernes entra un frente atlántico que dejará precipitaciones en casi toda la península. Las lluvias serán localmente fuertes o persistentes en varias comunidades autónomas

Un hombre pasea a su perro por la playa del Orzán en A Coruña, en una imagen de archivo

Publicidad

El puente de Todos los Santos comienza el viernes, cuando millones de españoles se echarán a las carreteras para disfrutar de un fin de semana largo en el que el lunes coincide con el 1 de noviembre, fiesta nacional. Pero también el viernes está previsto que entre un frente atlántico que dejará precipitaciones en casi toda la península.

La Dirección General de Tráfico (DGT) activará mañana a las tres de la tarde un dispositivo especial para regular, vigilar y dar seguridad a los 5,5 millones de desplazamientos por carretera que espera en el puente de Todos los Santos. Uno de los factores que puede afectar a la conducción será, precisamente, las precipitaciones.

Lluvias fuertes y persistentes

El frente atlántico pone en aviso a Andalucía, Aragón, Castilla y Léon, Castilla-La Mancha, Extremadura y Galicia, donde provocará la bajada de temperaturas diurnas, según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En Canarias, el cielo estará poco nuboso sin descartar alguna precipitación aislada y débil en el norte de las islas.

En la Península subirán las temperaturas nocturnas y bajarán las diurnas, pudiendo ser un descenso notable en el suroeste, mientras que los valores permanecerán sin cambios en el área mediterránea y Canarias. Se registrarán heladas débiles y dispersas en Pirineos.

El viento soplará del suroeste en la Península y Baleares, a excepción del valle del Ebro, donde soplará del sureste; rachas fuertes en el litoral gallego y en zonas de montaña. En Canarias, el viento será flojo variable.

'Río atmosférico'

Este cambio meteorológico brusco se debe a que irrumpe en la península lo que se conoce como un 'río atmosférico', un fenómeno provocado por la retirada de un anticiclón que, a su vez, permite la llegada de vientos muy cargados de humedad.

Estos "flujos de vientos húmedos y templados", que reciben el nombre de vientos ábregos, transportan "grandes cantidades de vapor de agua desde zonas tropicales y subtropicales a latitudes medias", lo que se traduce en "lluvias abundantes", según ha explicado Rubén Del Campo, portavoz de AEMET.

Publicidad