109

Publicidad

Temporal de nieve

Yeles, el pueblo de Toledo que lleva más de una semana sin agua tras la fuerte nevada

Las persistentes heladas impiden limpiar definitivamente las calles y están provocando que muchas cañerías de agua se congelen. Es el caso del pueblo toledano de Yeles. Desde el pasado domingo muchos de sus vecinos no tienen agua en casa. El día a día es una auténtica odisea.

Las fuertes nevadas que nos ha dejado el temporal Filomena siguen aún hoy causando estragos en numerosos municipios. En Yeles (Toledo) las cañerías del agua se han helado, y los vecinos llevan una larga semana sin agua. La situación dentro de sus casas es insostenible.

No pueden usar el agua de sus piscinas, que también está helada. Muchos hierven la nieve para poder tener agua para ducharse o el inodoro. También se han quedado sin gas y ni si quiera tienen los calefactores disponibles para poder derretir el hielo que se acumula en sus calles.

Los vecinos se sienten abandonados por las autoridades. Lamentan que los niños vuelvan al colegio este lunes y no puedan asearse ni lavar la ropa con normalidad. La solidaridad florece en estas situaciones y los afortunados que sí tienen agua comparten con sus vecinos este bien tan preciado.

Cortes en el suministro eléctrico

Siete municipios de Toledo se encuentran con incidencias en el suministro eléctrico tras la nieve. Las labores de prevención y limpieza de la prevención y limpieza de la red regional se carreteras han conseguido 8.600 kilómetros transitables desde la gran nevada.

Un total de 200 militares colaborarán en las labores de limpieza en núcleos de población de Guadalajara y de Toledo. También siguen activadas las dos Brigadas de Refuerzo contra Incendios Forestales. Desde el Gobierno regional han movilizado todos los recursos posibles para hacer frente a los incidentes.

El temporal Filomena provocó en Toledo nevadas con un espesor de casi medio metro de nieve. Tras días limpiando a contrarreloj para conseguir calles transitables, llegan las precipitaciones a la Península. Se prevé fusiones de la nieve que llenarán los ríos.

Publicidad