Volcán La Palma

El volcán de La Palma ensancha su camino de destrucción y la lava desciende más rápido hacia el mar

El volcán de La Palma ha entrado en fase efusiva, la lava sigue su camino hacia el mar, ahora a más velocidad y causando mayor destrucción.

Publicidad

El volcán de La Palma sigue arrojando lava y sembrando destrucción a su paso, los expertos calculan que ha expulsado más de 46 millones de metros cúbicos de magma y según los últimos datos del satélite Copernicus ha engullido 686 edificios y 21 kilómetros de carreteras.

Las imágenes de este monstruo negro son espectaculares, el magma sigue avanzando y arrasando con todo lo que encuentra. En las imágenes que captan los drones se ve cómo caen las casas. La velocidad de la lava se ha incrementado y cada vez está más cerca del mar.

El volcán ha entrado en una fase efusiva, esto significa que tendrá menos explosiones, el cono principal pierde protagonismo aunque sigue expulsando gas y material piroclástico. La colada de lava desciende ladera abajo y se extiende "a lo ancho".

Ahora mismo el magma está a los pies de la montaña de Todoque y ante sí tiene dos posibles caminos para desembocar en el mar. Cuanto más elevada es la temperatura del fuego mejor fluye y a mayor velocidad se desplaza, se calcula que la actual supera los mil grados.

Los bomberos calculan que la colada de lava alcanza ya los 30 metros de altura, el magma ocupa más terreno y aumenta a destrucción de casas.

Publicidad