Cumbre Vieja

El volcán de La Palma ha emitido tanta ceniza como tres veces la playa de Poniente de Benidorm

La emisión de estas partículas ya suma 10 millones de metros cúbicos y la cifra no para de crecer, preocupando a autoridades y vecinos que no dan a basto para quitar sus restos de la superficie

Publicidad

Preocupación en La Palma por la gran emisión de ceniza sobre la isla que ha dejado carreteras y pueblos cubiertos de un manto negro difícil de ocultar. Tanto es así que se han alcanzado ya los 10 millones de metros cúbicos de estas partículas, es decir, algo así como tres veces la superficie de la playa de Poniente de Benidorm.

Así puede observarse en la imagen superior, donde se puede comprobar cómo esta conocida playa levantina de 3.100 metros de longitud y 146.239 metros cuadrados de arena se queda pequeña ante el gran alud de partículas de ceniza que no paran de caer sobre el territorio palmero.

Carreteras intransitables, entradas a las casas llenas de ceniza, restos allá por donde se mire. La emisión de ceniza por parte del volcán está haciendo cada vez más difícil recobrar la normalidad en La Palma pese a las circunstancias, ya que el paisaje de la isla bonita se ha convertido en gris. Muy gris.

Bomberos, cuerpos de seguridad y vecinos, todos dedican parte de su día en tratar de depositar estas partículas en contenedores que posteriormente recogen los operarios. En algunos casos, tal y como señalan los propios vecinos de La Palma, por decenas en unas pocas horas.

Peligro en los tejados e incertidumbre ante la llegada de lluvia

El problema es que hay que quitarlo, ya que el peso de la gran montaña de partículas que hay sobre las superficies de la isla pueden acabar por derruir espacios como los propios tejados de los edificios. Y no sólo eso. La previsión de lluvia para las próximas horas no supone una solución, sino uno un aliciente para que las cosas empeoren.

El motivo no es otro sino que esto puede hacer que cedan con más facilidad los techos y a su vez los bomberos temen que las alcantarillas no logren filtrar el agua. Asimismo, a esto hay que sumar la problemática que se encuentra en las carreteras, ya que estas partículas actúan como si fuese nieve en el asfalto, lo que dificulta seriamente la conducción.

Por otro lado, muchas partículas pueden ser perjudiciales para las vías respiratorias, por eso se recomienda permanecer en interiores y en caso de tener que salir que se haga con mascarillas FPP2. Pero sólo en casos de gran necesidad. Los efectos de no hacer caso: irritaciones y problemas respiratorios que pueden hacer más difícil si cabe a los palmeros seguir con su día a día.

Publicidad