Playa de A Foz, Vigo, Galicia

Publicidad

Restricciones

Vigo anuncia multas de hasta 750 euros por orinar en sus playas y en el mar

La nueva ordenanza para las playas de Vigo añade multas por orinar pero finalmente no puede incluir la prohibición de consumo de tabaco por falta de competencias.

El ayuntamiento de Vigo acaba de aprobar la nueva ordenanza municipal que regulará el uso de las 56 playas del municipio y que, entre otros aspectos, contempla sanciones de hasta 750 euros por orinar en los arenales e incluso en el mar. Además, desaconseja fumar en estos espacios, aunque no puede prohibirlo por falta de competencias.

La norma general, que fue aprobada por veinte votos a favor y siete abstenciones, tiene como objetivo priorizar la seguridad y la salubridad en las playas, en palabras de la concejala de Medio Ambiente, Nuria Rodríguez. Uno de los elementos que más llama la atención y ha causado controversia es la fijación de sanciones por orinar tanto en la zona de arena como dentro del agua del mar.

Se trata de una práctica que algunos padres realizan cuando son sorprendidos por el anuncio de sus hijos pequeños de que necesitan orinar y los baños más cercanos se encuentran a una distancia considerable. Cuando entre en vigor la nueva normativa, deberán abstenerse de hacerlo, porque la necesidad fisiológica de su retoño puede traducirse en un día de playa más caro de lo previsto.

Hasta 750 euros le pueden caer de sanción si les sorprende la Policía en ese trance, ya que pasará a ser considerada como una falta leve por incumplir esta norma higiénico-sanitaria.

Para contrarrestar esta medida y ayudar en caso de que se produzcan esas urgencias fisiológicas urgentes, el ayuntamiento se compromete a instalar aseos públicos accesibles durante toda la temporada de baño en aquellos arenales donde no los haya de manera permanente.

Además de esta medida, que está dando mucho que hablar en la ciudad, con partidarios y detractores de la misma, la ordenanza también regula otros aspectos relacionados con los arenales vigueses, como es el caso del tabaco.

De este modo, ha quedado fijada la recomendación de no fumar en las playas del municipio, aunque desde la corporación lamentan no poder establecer una prohibición explícita por falta de competencias en la materia. Por ello, se ha limitado a dejar por escrito, de modo genérico, que el Concello podrá declarar algunos arenales como “espacios libres de humo”.

Publicidad