El grupo se reúne a las puertas de un matadero para acompañar a corderos, cerdos, vacas y gallinas en esos últimos instantes de vida.

Pocos minutos antes de morir, los acarician e incluso les susurran palabras al oído o les dan a beber de sus botellas de agua."Es una forma de darles cariño y acompañarles en este trance" dice una de estas activistas.

El trance de acompañar al ganado de la granja a la muerte, es una tradición animalista en el mundo anglosajón desde hace 10 años. Ahora gana adeptos en España.