Girona

Vídeo: Un conductor no pone el freno de mano y provoca un accidente en una gasolinera de Girona

Los hechos han ocurrido en la carretera C-66 a Palol de Revardit, en sentido Girona. Las cámaras de grabación de la gasolinera captaron el momento.

Publicidad

Un conductor se fue a pagar en una gasolinera sin poner el freno de mano. El automóvil rodó sin control pendiente abajo hasta llegar a la carretera, donde provocó un accidente. Los hechos han ocurrido en Palol de Revardit, en Girona.

Las cámaras de grabación de la gasolinera captaron el momento. En ellas se ve cómo el vehículo está parado al lado de un surtidor de gasolina y, al momento, comienza a ir hacia atrás alejándose de la gasolinera.

Los hechos han ocurrido en la carretera C-66 a Palol de Revardit, en sentido Girona.

El coche continúa hacia atrás mientras los coches van pasando. Al llegar a la carretera, se aproxima a un camión que logra esquivar, al igual que otro coche. Sin embargo, los siguientes vehículos terminan impactando con el coche y provocando un accidente.

Susto en una gasolinera en Mallorca

Un hecho parecido ocurrió en Son Servera, en Mallorca. En las imágenes de seguridad de una gasolinera, una furgoneta se encontraba en uno de los surtidores cuando, de forma repentina, comenzó a moverse marcha atrás sin control.

Al parecer, el conductor había abandonado el vehículo y se le olvidó poner el freno de mano. La furgoneta circuló unos metros hasta que se precipitó por un desnivel golpeando las paredes laterales.

Publicidad

Una mujer echándose crema

El boom de las cremas en TikTok llega a las consultas de los dermatólogos: "Buscan una cara de anuncio"

Los dermatólogos están notando que muchos adolescentes acuden a sus consultas con problemas por cremas 'antiaging' o antienvejecimiento. Un uso prematuro - que en muchas ocasiones - viene de recomendaciones de 'influencers' a los que siguen en TikTok.

Barbería de A Coruña

Peluquerías y centros de estética de A Coruña aplican penalizaciones para evitar las reservas fantasma

Cada vez más profesionales del sector de la imagen personal adoptan medidas para protegerse ante los clientes que no cancelan sus citas con un tiempo de antelación suficiente. Una práctica que supone un gran perjuicio para los centros.